Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Las claves para incrementar la venta de vinos en FENAVIN

Los expertos Elisa Errea y Javier Fernández-Piera animan a los bodegueros a cambiar la forma de relacionarse con sus públicos objetivo para aumentar sus ventas y mejorar su imagen de marca

14.05.2015 | 

Elisa Errea, directora de The Wine Studio y Javier Fernández-Piera, director de CPC Cooking Ideas, han presentado esta mañana su ponencia: "Simplificando el vino y otras locuras: comunicar para vender". Un interesante debate, en el que el ámbito de la formación a medida y de la comunicación, se han unido para aunar fuerzas en torno al vino y la gastronomía.

Los ponentes, Elisa Errea y Javier Fernández-Piera, han mostrado su "locura" desde el principio de su intervención. Ha sido una conferencia interactiva con el público y llena de ejemplos prácticos que ha plasmado de forma eficaz la necesidad de cambio en la promoción y venta que urge al sector. Ambos han ofrecido a los profesionales una nueva perspectiva del mundo del vino que responde a buscar posibles soluciones a la crisis que atraviesa en España. Con un consumo medio per cápita de 17 litros y en descenso, Errea explica que "nos encontramos en un paisaje muy triste en el que estamos elaborando vinos imbatibles en calidad" y subraya "la necesidad de cambiar el discurso para llegar a más públicos, entre ellos los jóvenes, y en definitiva aumentar las ventas".

Un cambio de discurso y mentalidad

Para Fernández-Piera la clave está en que "olvidamos por qué elaboramos vinos" y considera imprescindible "cambiar las normas establecidas para fidelizar al cliente final y lograr una nueva percepción de un determinado vino o bodega". El quid de la cuestión está en cómo conseguirlo y ambos coinciden en centrar sus objetivos en cuatro frentes: la simplificación, utilizar un lenguaje universal, beneficiarse de la imagen de nuestra gastronomía y contar historias.

"Los países que más hablan son los que peor comunican" apunta Errea, entre ellos España y Argentina. Un hecho común en las catas y etiquetas de nuestros vinos que alardean en colores, aromas y gustos para expertos y que convierten a este producto en "snob". En opinión de los ponentes, "hay que hacer el vino sencillo", utilizar un lenguaje más coloquial que entendamos todos y nos acerque a otros públicos. "Tampoco podemos dejar de asociar el vino a la gastronomía, que se convierte en un canal importantísimo para vender", puntualiza Fernández-Piera. Por último, han puesto de ejemplo a "Jordan Winery", una bodega clásica del Valle de Sonoma, en California, para ejemplificar la dicotomía de vender vinos clásicos y elegantes utilizando una producción audiovisual donde el personal de la bodega simula la Guerra de las Galaxias. Sin duda, un mercado, desde el punto de vista del marketing, mucho más avanzado que el nuestro, que trabaja con herramientas muy eficaces en la mentalidad del consumidor de vinos.

Como conclusión, la industria del vino cuenta con recursos limitados, pero en esta situación, a veces precaria, "la actitud es más importante que los presupuestos", sentencia Elisa. En este sentido es prioritario dar un cambio a la estrategia que están utilizando las bodegas para promocionar sus vinos y aplicarlo a la comunicación interna y externa, porque cada vino, cada región, cada marca tiene una historia que contar.

Volver