Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Jaime Siles: "Desde la Antigüedad el vino es una fuente de inspiración poética"

El profesor y poeta ha repasado en Fenavin la relación entre la religión, la humanidad y los escritores desde los tiempos homéricos

12.05.2015 | 

El profesor y poeta Jaime Siles ha estado hoy en Fenavin para recordar la íntima relación que une al vino y la literatura desde el comienzo de la humanidad y cómo desde tiempos clásicos el vino ha estado ligado a la inspiración y la creación poética. El actual Presidente de la Sociedad Española de Estudios Clásicos ha comenzado su ponencia citando un aforismo griego que afirma que el poder de los dioses no iguala al poder de la vid.

"Para los griegos el vino era un elemento que comunica a dios con los hombres, porque sitúa al hombre fuera de sí mismo y por lo tanto en contacto directo con lo divino", ha señalado Siles. "La clasificación de poetas en los tiempos de la antigua Grecia se realizaba no por género literario, sino por la afición a la bebida de sus creadores. Mientras algunos como Eurípides u Homero eran bebedores de vino había poetas bebedores de agua, como Sófocles; los primeros se guiaban por la inspiración, los segundos escribían fríamente, mediante la concentración", ha explicado el profesor.

"Ya en el mismo inicio de la poesía está el dios Dionisos, hacia quien se elevaban los ditirambos", ha proseguido Siles, "pero en cualquier caso la embriaguez siempre era un motivo de reproche sea cual fuere la percepción sobre el vino de los poetas". Han seguido los ejemplos de Aristóteles, para quien el vino era un catalizador de la comunicación y un elemento de inspiración o el de Teofrasto, quien relacionaba el vino con el temperamento propio de cada hombre.

El poeta ha abundado en la relación indisoluble entre vino y poesía citando su propio ejemplo. Siles, miembro de la conocida Generación del 50, ha confesado que el nombre que se daban a sí mismos este grupo de poetas es la "Generación de la berza", pues las bebidas alcohólicas, desde el vino hasta otras más modernas y refinadas en ese momento eran una fuente de experiencias para ellos.

Volver