Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

"El belga es un mercado maduro en el que hay además una gran cultura del vino"

Germán Muñoz, catador y consultor internacional de vinos, así como especialista en "terroir", ha definido el mercado belga como un posible "El Dorado" para los productores españoles

12.05.2015 | 

"El mercado del vino en Bélgica es un mercado maduro compuesto por consumidores que tienen una gran cultura y que, además está muy saturado". Esa es, en opinión de Germán Muñoz, catador y consultor internacional de vinos, la clave de un mercado que puede convertirse en "El Dorado" para los productores españoles, tal y como ha explicado durante su conferencia sobre el mercado belga ofrecida en FENAVIN.

Este cofrade de honor de la Cofradía del Vino de Burdeos, que ha estado acompañado hoy en la mesa por José Fernández, analista de la Ofecome de Bruselas, ha destacado que "precisamente esa saturación del mercado, con consumidores que saben tanto de vino y durante tantas generaciones, "que por eso saben tanto valorar la oportunidad de la diferencia".

En definitiva, la calidad, en primer lugar, así como la imagen, en segundo y el precio son los tres factores que pueden definir la elección de un consumidor en Bélgica. "Un comprador busca identificar y rellenar huecos en su portafolio, por variedad de uva, origen, etc, y en este momento está muy de moda la variedad bobal o los vinos bio, por ejemplo y tienen su hueco denominaciones de origen como Bierzo, Ribera de Júcar, Montoro o Utiel Requena".

A su juicio, "no existe una varita mágica para entrar en el país, pero, por primera vez, el vino español ocupa una posición muy destacada, justo después del francés y hay que aprovechar la oportunidad de unos consumidores que saben apreciar la calidad de los nuevos vinos y las nuevas zonas y, además, procedentes de España, donde se aúna tradición y modernidad".

Por su parte, Fernández ha recomendado la exportación a Bélgica de vinos españoles pues "es un país que mantuvo relativamente estables sus importaciones de vino en 2014, con una leve caída en volumen y un aumento en valor, al subir el precio de todos los vinos". Además, como explicó, el vino envasado español ha logrado las mejores cifras de su historia en Bélgica, al precio más alto de los últimos años.

"FENAVIN es perfecta para descubrir nuevos vinos"

Muñoz, que ya ha trabajado en dos ediciones anteriores de FENAVIN, cree que "es posiblemente la mejor de España para quien quiere descubrir nuevos vinos, por la gran diversidad y calidad de los participantes".

Volver