Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

El vino como gran aliado de salud y belleza será tratado en FENAVIN de la mano de los doctores Antonio Díaz Huertas y Leo Cerrud

Leo Cerrud

Leo Cerrud

Será el próximo día 13 de mayo en torno a una conferencia bajo el título "Vino y belleza", dentro de las actividades que en esta edición patrocina Bankia

04.05.2015 | 

Las propiedades beneficiosas del vino se conocen desde hace miles de años, pero en la actualidad vienen avaladas por multitud de estudios científicos que relacionan este producto con un mejor estado de salud. Sobre todo ello, sobre las propiedades que tiene el vino sobre la salud detallando los beneficios que tiene en la belleza y cómo se aplican sus propiedades en la medicina estética girará la conferencia que impartirán los doctores Antonio Díaz Huertas y Leo Cerrud, el próximo día 13 de mayo, en el marco de la VIII edición de FENAVIN, dentro de los actos que en esta edición patrocina Bankia.

Una conferencia que, bajo el título "Vino y belleza", también incidirá en la estética del vino, es decir, en todo lo que rodea a este producto desde que se produce hasta que se bebe, pues aparte de los tratamientos estéticos a base de vino como la vinoterapia, "la temática de la estética y el vino es muy amplia", destaca el doctor en Medicina Estética, Leo Cerrud, quien visita por segunda vez FENAVIN, en este caso para participar activamente en una feria que, según su opinión, está cumpliendo una función importantísima, "no solamente en todo lo relacionado con las ventas de vino español, sino en su divulgación a nivel mundial gracias a actividades como ésta".

Así, también lo entiende Antonio Díaz Huertas, médico estético, para quien FENAVIN le parece "una feria muy completa en la que se presta atención a todos los temas relacionados con su eje central: el vino, favoreciendo así que llegue esta cultura a más gente".

El vino en los tratamientos de belleza
En los últimos años, los tratamientos de belleza con el vino como principal protagonista se están generalizando y cobrando bastante popularidad debido a la sensación de bienestar y relajación asociados a esta bebida combinado con el buen resultado estético. Y es que, debido a sus propiedades antioxidantes, explica Díaz Huertas, ayuda a neutralizar los radicales libres, causantes de que se produzca la oxidación de las células de la piel y de su envejecimiento.

Además, señala, es rico en polifenoles, procianidoles y antocianosidos, "lo que permite que esta terapia natural sea recomendable para rejuvenecer, tonificar y reafirmar la piel, suavizar las arrugas, hacer desaparecer manchas y otras imperfecciones que pudieran aparecer, y activar la circulación".

Todo ello, sin olvidar que la belleza empieza en uno mismo, en la autoestima, como destaca Leo Cerrud, porque cuando uno se siente bien brilla, "proyecta ese bienestar", mientras Díaz Huertas subraya que el secreto de la belleza consiste en el mimo que cada uno hace de su cuerpo aportándole lo que necesita, sin someterlo a malos hábitos, y concluye que "la mejor expresión de belleza es estar saludable por dentro".

Beneficios de un consumo moderado
Entre las bondades que tiene su consumo moderado, Antonio Díaz Huertas destaca que el vino es un aliado contra la grasa, "pues aunque contiene siete calorías por gramo, en dosis moderadas, contribuye a reducir la obesidad y el sobrepeso al envejecer", además "de mejorar la función cognitiva y en pequeñas cantidades, ayudar a prevenir la demencia".

Asimismo, Díaz Huertas señala cómo algunos compuestos presentes en esta bebida frenan el crecimiento bucal de los estreptococos y bacterias vinculadas a las caries, además de otros asociados a la gingivitis y dolores de garganta, mientras el resveratrol de la uva disminuye las consecuencias negativas de la vida sedentaria.

Además, apunta cómo un consumo moderado ayuda a reducir el riesgo de cáncer, y en este sentido, especifica que consumir siete vasos de vino tinto semanales después de cumplir los 40 años de edad, reduce en más de la mitad los diagnósticos de cáncer de próstata, mientras una copa al día en el caso de las mujeres o dos en el de los hombres, contribuyen a aumentar los niveles de colesterol bueno en la sangre y previenen las complicaciones cardiovasculares.

Y por supuesto, concluye, "al degustarlo con moderación se liberan endorfinas en dos áreas del cerebro, aumentando la sensación de placer".

Por todo ello, para Díaz Huertas, sin duda, el vino es sinónimo de salud y belleza, aunque Leo Cerrud puntualiza que sería más correcto decir que se puede llegar a la salud y la belleza a través del vino.

Volver