Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

"Para el consumidor chileno los atributos visuales del vino tienen mayor importancia que para el consumidor europeo"

Gonzalo Pardo

Gonzalo Pardo

Así lo opina Gonzalo Pardo Merino, gerente de la línea de vinos de la empresa chilena de Supermercados Tottus, que visita por primera vez FENAVIN

21.04.2015 | 

Chile es un gran productor mundial de vinos, pero los compradores de este país también buscan vinos especiales que puedan diferenciarse de los propios y llamar la atención de los amantes del vino autóctonos. Éste es uno de los objetivos de Gonzalo Pardo Merino, gerente de la línea de vinos de la empresa chilena de supermercados Tottus, una gran empresa con tiendas en todo el país, además de una potente tienda online.

Pardo llega a FENAVIN por primera vez con la intención de buscar productos en distintos rangos de precios y calidades, "desde vinos masivos hasta vinos Premium de alguna marca reconocida, incluso buscar alternativas de cava con denominación de origen".

Chile es en este momento un gran productor de vino mundial que "compite –reconoce- por los mismos paladares que los españoles, pero en un segmento más especializado". Como explica, "allí cada vez hay mayor cultura de consumo y las cepas de tinto son las que representan cerca del 80% del consumo, en sus variedades cabernet sauvignon, carmenere y merlot. Además, la categoría de espumantes o cava ha tenido un crecimiento explosivo los últimos 5 años, desestacionalizándose su consumo".

De manera concreta, y en cuanto a la competencia de ambos países, este importador señala que "dado que Chile es productor de vinos, el costo de los vinos españoles no alcanza para competir de forma más masiva. Además, las cepas son distintas y todavía no reconocidas por el consumidor chileno". Por esta razón, recomienda a los productores españoles que quieran entrar en aquel mercado, que "ofrezcan cepas con sabores que sean más familiares al consumidor chileno y con una buena relación precio-calidad".

En este momento, los vinos españoles que se consumen en Chile "ocupan una posición más Premium, con las marcas Miguel Torres y Cava Freixenet a la cabeza" y es en los restaurantes es donde el amante del vino chileno más apuesta por vinos especiales, sobre todo si es algún local con maridajes. En casa se toman vinos especiales con invitados", asegura.

A su juicio, "el consumidor europeo pareciera ser más práctico en su consumo versus el chileno, que es más aspiracional, donde los atributos visuales tienen mayor importancia en la decisión de compra".

En definitiva, esta potente empresa chilena tiene muy en cuenta que "España es el mayor productor de vinos a nivel mundial, por lo tanto es relevante para nosotros a la hora de buscar oportunidades de negocio en esta área".

Volver