Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

"Hace falta un mayor trabajo de difusión de los vinos españoles entre los importadores y medios noruegos para entrar en el mercado con más fuerza"

Pierre E. Marchés,  jefe de producto del monopolio noruego de vinos Vinmonopolet

Pierre E. Marchés, jefe de producto del monopolio noruego de vinos Vinmonopolet

Así lo opina Pierre E. Marchés, del monopolio Vinmonopolet, de Noruega, quien recuerda que están prohibidas las campañas de difusión del vino en el propio país, por lo que hay que aprovechar las visitas a ferias y otros viajes de importadores y medios para impulsar su difusión

31.03.2015 | 

Pierre E. Marchés, jefe de producto del monopolio noruego de vinos Vinmonopolet, visitará por primera vez FENAVIN en esta edición, con la intención de elegir vinos de muy distintas procedencias y variedad en precios. Para hacer esta selección tendrá en cuenta, como explica en una entrevista con la organización, que muchos de sus clientes tienen amplios conocimientos y también que otros son fieles a ciertas regiones y estilos, mientras que otros prefieren investigar los vinos menos conocidos. "También hay que tener en cuenta sus expectativas –señala-, por lo tanto lo que buscaré son los vinos sorprendentes, ya que éstos son los que pueden crear oportunidades de mercado ahí dónde parece que no las hay".
La opinión del consumidor noruego acerca del vino español es buena, "pues a España se la considera uno de los principales productores de vino tinto de calidad, aunque su opinión podría estar algo más actualizada", como asegura.
En esta línea, y para impulsar ese conocimiento del vino español, Marchés recomienda a los productores del vino español que se invite a los importadores noruegos a probar sus vinos durante las ferias y después fiarse de su punto de vista del mercado noruego, una invitación que extendería a periodistas y sumilleres para poder explicarles de manera muy próxima todo lo que necesitan saber del vino español, la mejor forma, sin duda, de alcanzar también al consumidor noruego.

Las regiones vinícolas más conocidas también requieren de un esfuerzo de promoción en Noruega
"Asimismo, también les recomendaría que tuvieran contacto con las oficinas del ICEX en Noruega, pues ellos también tienen mucho conocimiento de nuestro mercado", afirma, además de proponer la participación en catas organizadas en las principales ciudades noruegas, ya que la publicidad, las promociones y los eventos en las tiendas no están permitidos en Noruega, por lo que ésta sería su principal oportunidad para conocer a los componentes del sector".
Marchés precisa que este tipo de acciones no sólo serían necesarias para las regiones menos conocidas, "sino también en las regiones principales, cuyos mercados parecen estar bien establecidos y son seguros, incluso estos deben trabajar sobre su imagen y sus marcas".
Para este prescriptor del monopolio noruego, sería importante que los productores establecieran estrategias que fuesen diseñadas junto a los mayoristas, "aunque, como ya he dicho, la educación y la concienciación podría ayudar también a ampliar cuotas de mercado".
En cuanto a las tendencias de consumo de vino español entre los noruegos, Marchés señala que "muchos de nuestros clientes son fieles a las denominaciones más conocidas de España, como Rioja, y también a los estilos tradicionales del país". Pese a esto, y según una reciente encuesta, la realizada por TNS Gallup en 2014, "un buen número de clientes están, sin embargo, dispuestos a comprar vino que no conocen de antemano, y también vino de regiones de las que jamás han oído hablar. No tienen un patrón predecible de compra y esperan un surtido dinámico y variado. Como resultado de esto, el interés por regiones como Méntrida, Manchuela, Ribeira Sacra y Bierzo, por nombrar unas cuantas, aunque aún siendo marginal, sí se han visto incrementadas en el último par de años".
Por otro lado, destaca que las ventas de vinos "bag-in-box" aún corresponden a más del 55% del volumen y que la mayor parte son vinos que vienen de Levante. "Ahora nuestros clientes –asevera- están exigiendo mejor calidad y más variedad a precios algo más altos en lo que se refiere a este tipo de envasado".

La familiaridad con el producto es decisiva para la compra, en Noruega
Respecto al factor decisivo que marca una elección del consumidor noruego, Marchés se remite también a la encuesta de TNS Gallup, según la cual, la familiaridad con el producto es el factor básico (58%), el precio sería tercero en importancia (51%), mientras que la región sería el sexto (39%). "Los estudios sobre ventas que hemos realizado –detalla- corroboran estas conclusiones, aunque indican que el origen es mucho más importante para nuestros clientes de lo que se pensaba. La importancia del precio en la decisión de compra podría ser el segundo factor en una elección basada en el origen. Y sin duda el conocimiento es muy importante".
Preguntado sobre el consumo de vino en su país, explica que en el año 2014 se han vendido casi 67 millones de litros de vino (incluyendo espumosos) en las tiendas del Vinmonopolet.
El consumo de vino en Noruega, además, se ha visto incrementado ligeramente, pasando de 65 millones de litros en el año 2011 a los 68 millones de litros del año pasado. "En concreto, las ventas de los productos que son suaves de color, cuerpo y graduación alcohólica han ido incrementando a un ritmo constante, mientras que las ventas de vino tinto han decrecido ligeramente. Esta tendencia se puede observar sobre todo en la grandes ciudades, pero claro son las grandes ciudades las que marcan el paso para el resto del país", concluye.

Volver