Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

La cata se convierte en juego en FENAVIN con Katamanía.com

Un joven toledano de 30 años presenta en FENAVIN este proyecto en la red que consiste en un sencillo juego de cata comercializado a disfrutar entre amigos o con la familia, y que quedó finalista en el concurso Desafío 22 de la Fundación Horizonte XXII de Globalcaja

08.05.2013 | 

La cata se convierte en juego en FENAVIN con la presentación de Katamanía.com, un proyecto en la red desarrollado por un joven toledano de 30 años que consiste en un sencillo juego de cata comercializado para disfrutar entre amigos o con la familia, y que quedó finalista en el concurso Desafío 22 de la fundación Horizonte XXII de Globalcaja.

Ricardo Rodríguez, el creador de este proyecto, ha jugado una partida de su ingenioso juego para catar vino dirigido a gente de su edad, con los asistentes a su presentación en la segunda jornada de FEANVIN, que vivían un momento muy divertido mientras aprendían a catar jugando. Rodríguez explicó, tras terminar la partida que los objetivos de este proyecto son que todo el mundo aprenda a cata de forma sencilla y comprensible, que cada consumidor elija sus vinos y que se genere una red de aficionados.

El juego de Katamanía es un producto comercializado que puede llevarse a casa de un amigo o familiar. Es una cata ciega de varios vinos, que incluye un manual de expertos y preguntas sobre el olor, el sabor, la suntuosidad, el equilibrio, etc. En cada botella va adjunta una ficha del experto que indicará al jugador todas las sensaciones sobre ese vino, y el propio catador podrá valorarse como de iniciado o experto.

En la ponencia, Rodríguez Laguna abordó asimismo diez claves para potenciar el consumo interior de vino, sobre todo entre los treintañeros, como el aprovechamiento de las nuevas tecnologías, el mayor conocimiento de nuestros vinos y de los usuarios. Va dirigido a bodegas, a bares y a personas no iniciadas, para que redefinan mejor sus productos, para que consideren al joven consumidor y para educar en materia de vino. Es preciso, apunta el fundador de Katamanía, una renovación no solo de marca sino de diseño del mercado, menos elitista.

Para el fundador de Katamania, FENAVIN es la referencia, "la feria a la que tenemos más ganas de asistir, donde mayores interacciones podremos realizar con los bodegueros".

Volver