Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

La crisis no merma el interés por el vino español, con algunas relaciones calidad-precio muy interesantes

El periodista José Ribagorda junto al sociólogo y comunicador Lorenzo Díaz moderaron la mesa redonda "El vino en tiempo de crisis (Como el vino de mi pueblo, ninguno) desarrollada en la primera jornada de FENAVIN 2013

La sumiller María José Huertas defendió la necesidad de desarrollar el gusto y el conocimiento de los aromas del vino desde edades muy tempranas

07.05.2013 | 

"El experto Robert Parker eligió en 2012 el vino Luis Cañas 2009 como el producto con la relación calidad-precio mejor del mundo, un vino extraordinario que no llega a 9 euros, y las bodegas San Alejandro de Calatayud hacen un caldo a 1,5 euros maravilloso". Ambos vinos son, en opinión del periodista, editor y presentador de Informativos Telecinco, José Ribagorda, dos claros exponentes de que en tiempo de crisis se pueden hacer vinos excelentes a precios muy buenos, por lo que abogó a otras bodegas a seguir dichos ejemplos.

El también editor y presentador de Informativos Telecinco moderó la mesa redonda "Vinos en tiempo de crisis (Como el vino de mi pueblo, ninguno)", celebrada en la primera jornada de FENAVIN, junto a los ponentes Lorenzo Díaz, sociólogo y comunicador; la sumiller del restaurante del Casino de Madrid, María José Huertas; y los enólogos Fidel Fernández, de Bodega Luis Cañas de la Rioja, y Rubén Magallanes, de Bodegas San Alejandro, de Calatayud.

Ribagorda defendió la idea de que con crisis, los vinos deben ser menos complejos, más frescos y fáciles de beber y, por encima de todo, más baratos. Por ello, destacó productos como los de Luis Cañas y San Alejandro, vinos redondos con un menor coste. La exportación es otro aspecto destacado en crisis, cada vez más consolidada en el sector, apuntó el periodista, sin dejar de lado la educación de los más jóvenes, "que conozcan la cultura y la tradición del vino, sabiendo que es un producto saludable consumido con moderación y no relacionándolo con el resto de bebidas alcohólicas".

María José Huertas, con una larga experiencia en el conocimiento de los gustos y sabores del consumidor, ilustró a los asistentes en las tendencias actuales de consumo. Desde su visión, el consumo de vino ha aumentado con la crisis, "la gente quiere probar vinos de calidad a precios muy buenos, pero también están los consumidores que prefieren los vinos de costes elevados". En este sentido, apuntó la concurrencia a su restaurante de muchos comensales extranjeros, durante las cenas el 100%, "que quiere probar vinos españoles al más alto nivel y busca vinos caros".

Asimismo, consideró que la restauración se ha adaptado a la crisis, con cartas de vinos a unos precios muy razonables, "antes 60 o 70 euros y ahora estamos entre 20 y 30 euros". Otro destacado pilar es probar vinos por copas, hacer una degustación de diferentes tipos de vino mientras el comensal disfruta de una comida o una cena". Por zonas, añadió Huertas, no hay diferenciaciones, "ahora podemos probar vinos de toda España con buena relación calidad-precio y representativos de una identidad territorial". Las variedades más de moda actualmente, relató la sumiller, son las más singulares de nuestro país como mencía, garnacha o tempranillo. En relación a FENAVIN, Huertas señaló que es una de las mejores, "en la que hay que estar si quieres vender y hacer negocio".

Educar el gusto desde el colegio

Fundamental para Huertas, Ribagorda y los ponentes de la mesa es la educación en el colegio de los diferentes aromas y gustos presentes en el vino. El sociólogo Lorenzo Díaz pidió en este sentido un poco de sentido común, "España posee un activo extraordinario en vino y gastronomía, tenemos que consumir con moderación nuestros caldos pero no hay que ser pazguatos a la hora de hablar de nuestras riquezas agroalimentarias".

El enólogo de Luis Cañas, Fidel Fernández, destacó entre los aspectos competitivos de Bodegas Luis Cañas el cuidado al viticultor, un buen viñedo, un competente equipo humano y un gran trabajo comercial. Esta empresa riojana vende al año 2.100.000 botellas de vino. Por su parte, el enólogo de Bodegas San Alejandro, constituido en cooperativa, Rubén Magallanes, contó el proyecto personal de producir un vino a 1,5 euros, un producto que no desmerece con otros y donde se apostó por la variedad garnacha, singular de Calatayud".

Volver