Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

"En España fue donde se inventó el internet, porque desde siempre nos vamos a chatear", afirmó Fernando Sánchez Dragó en FENAVIN

Compartió mesa redonda con los también escritores Javier Sierra, José Manuel Novoa y Jesús González Green, que moderó la periodista Marta Robles, para quien "esta feria hace que seamos todos un poco más amigos"

07.05.2013 | 

Marta Robles, Fernando Sánchez-Dragó, Javier Sierra, José Manuel Novoa y Jesús González Green hicieron gala hoy de su complicidad de amigos y de su buen humor en la mesa redonda "Vino, Aventura y Ancestros" en la Feria Nacional del Vino, FENAVIN, en Ciudad Real. Cuatro escritores para hablar de vino y viajes, donde Dragó afirmó irónicamente como "en España se inventó el internet, porque desde siempre nos vamos a chatear".

Cuatro viajeros relataron sus aventuras y anécdotas con el vino como protagonista. Eso sí, antes pidieron un chardonay DO La Mancha para ambientarse. La moderadora abrió el quinteto indicando como cualquier aventura vital se desarrolla en torno a una botella de vino. "En algunos de mis relatos el vino blanco, como base de un cóctel misterioso tiene una presencia fundamental. Y siempre he considerado que la relación del hombre con el vino, desde sus orígenes, es una pura aventura".

Fue el argonauta González Green, que cruzó el océano Atlántico en globo, quien comenzó hablándonos de Noé, a quien se atribuye el primer vino, y llegó a afirmar que "quizá España perdió su imperio en Trafalgar por no saber manejar el tema del vino", lo cual fue muy discutido por el público asistente.

José Manuel Novoa estableció claras diferencias entre culturas con y sin alcohol, hablándonos de sus peripecias en Amazonas y Nueva Guinea, donde conviven cientos de tribus. Para él "en campamentos, la botella de vino en torno al fuego y con amigos es magia pura".

Javier Sierra : El vino va asociado al rito de iniciación a la edad adulta

El "betseller" Javier Sierra, que lleva 13 semanas número uno de ventas con su libro "El maestro del Prado", dejó claro que "los jóvenes como yo, de refresco y Coca Cola, hemos ido descubriendo el placer del vino con la edad". Sierra es padrino del vino "Salmo" del Penedés, cuya etiqueta está sembrada de pequeños enigmas que él mismo diseñó.

Marta Robles: "Los padres hemos de iniciar en el vino y enseñar a beber a los hijos de forma responsable"

Todos los miembros de la mesa redonda coincidieron con Marta Robles, por un lado, en que "esta Feria hace que todos seamos un poco más amigos", y por otro en que "el vino es un alimento saludable tomado con moderación, porque la embriaguez excesiva tiene más que ver con la educación de padres a hijos a la hora de enseñarles a beber que con el producto en sí, hemos de enseñar de forma responsable a beber".

Para Sánchez Dragó, "el vino es amistad" y "vino y aventuras son sinónimos" ya que "cuando bebes vino no sabes qué aventura te aguarda a la vuelta de la esquina". Y precisamente la aventura consiste en eso, en no saber lo que te aguarda al volver la próxima esquina. "Cuando bebes, siempre sucede eso. Ignoras lo que harás, lo que dirás, lo que pensarás…El vino siempre es imprevisible, excepto en los alcohólicos que una y otra vez reaccionan igual".

Como quiera que antes había estado en una "cata de corchos" reivindicó el corcho de alcornoque para cierre del envase, y nos contó el origen del descorche de las botellas de champán, que arranca de los húsares de Napoleón.

Sánchez Dragó reivindicó la bota de vino, e igualó el arte de torear al de beber y vivir

El estado de embriaguez (que no de borrachera) y la bota de vino fueron ensalzados por Sánchez Dragó, que usa una bota de cuatro litros en sus viajes, el cual además se mostró convencido de que las verdaderas fronteras son gastronómicas y no geopolíticas: té o café; pan o arroz; vino o cerveza; crudo o cocido; carnívoro o vegetariano, etc.

El escritor igualó "el arte de torear al arte de beber y al arte de vivir, en todos hay que cargar la suerte", y acabó brindando con el público tras recitar a Rubén Darío.

Volver