Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

El Instituto Catalán del Corcho presenta un sistema novedoso que pone en común los métodos de emisión de gases del tapón de corcho

Dentro del marco de la Feria Nacional del Vino

07.05.2013 | 

La industria del corcho ha jugado y juega un papel fundamental en el sector del vino, respaldado en la actualidad por la preocupación de los mercados extranjeros y también nacionales de otorgar al vino un mayor carácter medioambiental. El director del Instituto Catalán del Corcho, Manel Pretel, explicó ayer en la conferencia "Huella del carbono y sus ventajas en el marketing ambiental, etiquetado ecológico y reducción de costes para el sector del vino" los beneficios que supone para las bodegas conocer la huella de carbono o emisión de gases del tapón de corcho, con un menor impacto ambiental, además de una oportunidad de marketing y una optimización de procesos.

El tapón de corcho es un material natural, renovable y biodegradable con una gran capacidad de captación de dióxido de carbono del alcornoque, contribuyendo a conservar dichos bosques. La producción de un tapón de corcho ayuda a retener 234 gramos de CO2.

Pretel destacó el aspecto novedoso y "riguroso" de este sistema de cálculo de la huella del carbono que ayer se presentó en FENAVIN 2013, "se trata de aplicar un método común para todas las bodegas con el fin de reducir emisiones". En concreto, British Standard International (BSI) es la normativa desarrollada para contemplar emisiones en todo el proceso de fabricación del tapón de corcho, desde que se extrae hasta su llegada a la bodega.

También intervino David Díaz, de BSI Iberia Group Carbono Footprint Maganer, que expuso las ventajas ambientales, económicas, de negocio e imagen que supone disponer de un proyecto de cálculo, verificación y certificación de la huella del carbono de un producto. En su opinión, es trascendental contar con este certificado por la sensibilización cada vez mayor del cliente en productos ambientales, la normativa más concreta y la ecuación de que una imagen verde equivale a una mayor competitividad.
Por último, para Pretel, FENAVIN es una gran feria que pone al vino en el panorama internacional, "es una ventana al mundo donde se pueden probar excelentes caldos", concluyó.

Volver