Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Robert Joseph, uno de los consultores internacionales de vino más influyentes del mundo, asegura que FENAVIN es el lugar idóneo para disfrutar de la variedad de los vinos españoles

El día 7 de mayo ofrecerá dos conferencias, una acerca de tendencias sobre etiquetado y su impacto en el consumidor, y otra sobre los recientes desarrollos de nuevas categorías de formas de vino

01.04.2013 | 

Robert Joseph, considerado una de las 50 personalidades más influyentes del mundo del vino internacional, fundador del International Wine Challenge y editor jefe de la publicación Meininger"s Wine Business Internacional, así como autor de numerosas publicaciones sobre vino, estará presente en FENAVIN 2013, donde ofrecerá dos conferencias: "Tendencias sobre etiquetas y su impacto en el consumidor" y "Recientes desarrollos de nuevas categorías de vino ¿Éxito o fracaso?".

A su juicio, la Feria Nacional del Vino se muestra como el lugar idóneo para disfrutar de la gran variedad de los vinos españoles, de tener una fotografía del mercado del vino español en un momento en el que, en su opinión, "un mundo tan conservador como éste" debería aprovechar las posibilidades máximas de comunicación que ofrecen las propias botellas y las etiquetas y que aún no se utilizan al máximo para ir más allá y llegar mejor a los consumidores. Precisamente de ello hablará en la primera de sus conferencias, el día 7 de mayo a las 11 horas. En la segunda, que se celebrará el mismo día, a partir de las 12, Joseph planteará la pregunta de si el consumidor está realmente abierto a los nuevos desarrollos en el mundo del vino y de qué manera percibe quien bebe cada nueva categoría, como pueden ser los vinos bajos en alcohol, los vinos con sabores o los vinos naturales, todos ellos respuestas a la búsqueda de una vida más saludable sin tener que renunciar al vino.

¿Qué peso tiene la creatividad en el mundo del vino, tanto en el propio caldo como en el packaging?
El mundo del vino, en general, es demasiado conservador y mantiene unas tradiciones que no siempre tienen un valor real en la actualidad. ¿Por qué las botellas deben tener 75 centilitros y no otra medida? Lo cierto es que fueron hechas originalmente en este tamaño, ya que era la capacidad pulmonar de un soplador de vidrio. Apenas una mínima razón para mantener el tamaño actual. Cien años atrás, las botellas de vino tenían un 12% de alcohol; hoy en día, puede que sea 14%, otra razón para botellas más pequeñas.
Las etiquetas son otro ejemplo de la falta de imaginación. Se trata de una vía de comunicación libre para las bodegas que rara vez se utiliza. En estilos, las bodegas más antiguas del mundo hacen lo que hicieron sus padres, mientras que demasiadas nuevas bodegas del nuevo mundo siguen copiando el viejo mundo.

¿No cree que las clasificaciones de vinos pueden llegar a confundir al consumidor?
Hay muy distintos tipos de clasificaciones. Las más útiles son aquellas como las estrellas Michelin, que ofrecen un tipo de guía para la calidad actual. Al menos, en opinión de los responsables de la redacción de la clasificación.

¿Son conservadores los consumidores de vino? ¿En qué países europeos o del mundo son más atrevidos para probar nuevos vinos, nuevas denominaciones de origen?
La respuesta simple podría ser que los países en los que el consumo de vino no es parte, al menos, de la tradición general, tienden a ser los menos conservadores. Australia, Canadá y los EE.UU y Brasil están muy abiertos a la novedad. Pero también lo es el Reino Unido, donde el consumo de vino es tradicional, pero sólo entre una pequeña parte de la comunidad.
Sin embargo, creo que hay otros países muy abiertos a las nuevas ideas. Portugal e Italia, por ejemplo, parecen ser más aventureros que Francia, España o Alemania. En Francia y en España, por ejemplo, el conservadurismo está dando lugar a que los jóvenes no se acerquen al vino: una tendencia muy triste.

¿Cuáles son los vinos españoles que mejor funcionan para las sensibilidades de todos los países? ¿Hay una sensibilidad común internacional más allá de gustos?
Esta es una gran pregunta. Hay muchos países donde el suave y tradicional Crianza Rioja encaja muy bien como alternativa a los vinos Merlot hechos en una manera similar, suaves, de medio peso, bien "robleados". Estos vinos funcionan muy bien en países como Alemania, Holanda y Reino Unido. En EE.UU. hay un mercado más grande que pide vinos más intensos y afrutados. Veo una limitada demanda para los tradicionales Gran Reserva. El Albariño, por ejemplo tiene un gran potencial internacional, al igual que el Navarra rosé y el verdejo de Rueda, pero necesitan un impulso específico de la marca en cada país.

En las elecciones del consumidor, ¿qué peso tiene el packaging? ¿Y las etiquetas?
Con todo respeto, ésta sería una cuestión extraña para plantear en casi cualquier otro sector. Los consumidores no pueden probar el producto hasta que lo han comprado, a menos que sea una repetición de compra. En cualquier caso, el packaging es crucial - ya sea para convencerme de comprar una botella por primera vez, o para reconocer aquello de lo que he disfrutado. En mi trabajo como consultor, ésta es una de las áreas más importantes -incluidos asuntos como las contraetiquetas y los códigos QR- y, probablemente, una de las menos comprendidas.

Para que un vino funcione en un país ¿es mejor adaptarse a sus gustos concretos o imponer una personalidad propia con la propuesta de la bodega?
Obviamente, eso depende de la fortaleza de la marca, pero el vino podría aprender de otros productos. Coca Cola varía de un país a otro. En los EE.UU., el picante de una salsa en una cadena de restaurantes varía de un estado a otro. Los productores de champán cambian su mezcla de un país a otro. Los consumidores de Estados Unidos y el Reino Unido hablan el mismo idioma, pero tienen gustos muy diferentes en los alimentos y bebidas. Es arrogante ignorar eso.

¿Cómo valora el diseño, en general del packaging de los vinos españoles?
Es mucho mejor que en el pasado, pero hay margen para comunicar más y mejor el estilo el estilo del vino en la botella. Los códigos QR bien utilizados podrían ser de gran ayuda.

Ésta es la tercera vez que visitará FENAVIN, ¿qué opinión tiene de esta feria?
FENAVIN es una buena feria que ofrece una gran oportunidad para probar la variedad de los vinos españoles.

Usted visita otras ferias del mundo, ¿cómo valora FENAVIN respecto a todas ellas?
En otros lugares hay una tendencia cada vez mayor hacia las ferias internacionales con vinos de diferentes países. Me parece un desarrollo saludable.

Volver