Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

El prestigio del vino engancha a hombres del cine, la música y la cultura

El músico José María Sanz Beltrán 'Loquillo', el escritor Fernando Marías, el cineasta Agustín Díaz Yanes y el escultor Víctor Ochoa participaron en la mesa redonda 'Vino y hombre', coordinada por la escritora Carmen Posadas, que cerró la sexta edición de FENAVIN

12.05.2011 | 

En la segunda mesa redonda de la iniciativa "Metidos en el Laberinto, lo mismo da blanco" que tinto, que sirvió para cerrar el amplio y variado programa de actividades de Fenavin 2011, le tocó el turno a los hombres. En torno al tema 'Vino y hombre' han compartido vivencias y experiencias vinícolas el cineasta Agustín Díaz Yanes, el escritor Fernando Marías, el escultor Víctor Ochoa y el cantante y escritor José María Sanz Beltrán Loquillo, moderados por la escritora Carmen Posadas. Todos ellos han reconocido su iniciación tardía en el mundo del vino, salvo Marías, que es abstemio desde hace 15 años.

Carmen Posadas clasifica a los hombres según sus bebidas

Posadas ha confesado su gusto por el vino y el alcohol, que utilizaba en el pasado para clasificar a los hombres según sus consumiciones: "el hombre Dry Martini", "el hombre ron", "el hombre whisky", "el hombre champán" y "el hombre vino".

Victor Ochoa: El hombre está perdido si no sabe cuál es la etiqueta de la botella

Por su parte, el escultor Víctor Ochoa ha reconocido su iniciación tardía en la vinicultura y fue, ha recordado, de la mano de unas bodegas que le encargaron una escultura. "Y es entonces cuando me sorprendo de que el vino no tiene nada que ver con otras bebidas; es como si fuera un ser vivo, una persona, de ahí mi obra 'Vinea', imitando la figura de una mujer", comentaba.

Ha reconocido como, en materia de vino, se deja guiar por su pareja y otras recomendaciones expertas, como la de una enóloga conocida que le decía: "El hombre está perdido si no sabe cuál es la etiqueta de la botella".

Agustín Díaz-Yanes y El silencio de los corderos

El director de cine Agustín Díaz Yanes ha indicado que su introducción al mundo del vino ha sido muy tardía "era bebedor compulsivo de Coca-Cola ligth para desesperación de mi padre", pero gracias a los productores de películas "que me hacían oler el corcho y me hablaban de vino", empezó a consumir tinto.

Para el cineasta, la mejor escena sobre vino en el cine es la protagonizada por el actor Anthony Hopkins en 'El silencio de los corderos' cuando su personaje Hannibal Lecter confiesa a la agente Starling (Jodie Foster) el placer que sintió al comer el hígado de una víctima regado con un buen Chianti.

Los hombres ya no son James Bond

En el foro también se ha introducido el cambio actual en la imagen del hombre, añorando mitos del pasado como el de James Bond, o músicos rockeros. A este respecto, Díaz Yanes ha puesto de manifiesto la diferencia actual entre el vino y el resto de bebidas espirituosas en el cine, relacionando a aquel con ambientes más sofisticados y glamurosos, y a éstas últimas con lugares de baja alcurnia.

A Loquillo le va el tinto porque es muy carnívoro

José María Beltrán, más conocido como Loquillo, explicó también su tardía llegada a la bebida motivo del debate, "después de habérselo bebido todo, bastante tarde" básicamente por dos motivos: la letra de una canción de Lou Reed en la que manifestaba que "era como un buen vino que envejece" y el año pasado en el Sonorama, que está patrocinado por bodegas de Ribera de Duero en el que le regalaron, tras su actuación una serie de botellas con su nombre y una foto de él en la etiqueta. Además comentó su preferencia por el vino tinto, "porque soy muy carnívoro".

Loquillo, en esta mesa, fue el encargado de hablar de las relaciones del vino, y del alcohol más ampliamente, con la música, y más concretamente con el rock, en esa época en la que este estilo de música era una forma de vida y no "el negocio en el que se ha convertido en la actualidad". Para este veterano rockero y siguiendo con la idea de los mitos del cineasta, el tópico del compositor de rock borracho está muy desfasado "por la noche hay que divertirse y hay que pensar por la mañana".

Convivencia enigmática de Fernando Marías con el vino

Sin duda, la relación actual con el vino del escritor Fernando Marías, es la más curiosa. Abstemio desde hace 15 años por motivos de salud, confiesa que tiene una convivencia enigmática con esta bebida que empezó a consumir muy pequeño y que ahora solo se limita a oler "llegándome un calor a mi mente que me provoca un éxtasis emocional", a lo que añadió que "es más fácil crear después de una copa de vino…".

Precisamente, la estimulación del vino a la hora de la actividad artística ha sido otro de los temas tratados y en el que todos han dado su particular visión coincidiendo en que una ingesta moderada de vino puede activar el genio creador.

Finalmente se ha realizado una puesta en común de ambas mesas en la que se han explicado los diferentes punto de vista de hombre y mujeres de diversos aspectos de la relación de ambos sexos y de diferentes ámbitos de la cultura, con el fascinante mundo del vino.

Volver