Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Luis A. de Villena en Fenavin: "Tenemos el deber cultural como mediterráneos de enfrentarnos a la prohibición anglosajona del alcohol"

El conocido poeta y escritor coordinó la mesa redonda 'Vino: sensualidad y mística' con participación de los poetas Ana Rosetti, Clara Janés y Jaime Siles

12.05.2011 | 

"Tenemos el deber cultural de enfrentarnos a la cultura anglosajona, basada en el aguardiente, que quiere prohibir el alcohol, porque el vino tiene mucho menos alcohol y es una bebida saludable y alimenticia que yo consumo con moderación desde los 12 años", aseguraba en Fenavin Luis Antonio de Villena, poeta, escritor y columnista de prensa, al comienzo de la mesa redonda "Vino: sensualidad mística", en la que participaron también los poetas Ana Rosetti, Clara Janés y Jaime Siles.

Para Luis Antonio de Villena "el vino forma parte de la cultura occidental, y está muy ligada al mediterráneo, el vino como metáfora esencial de la vida como placer, es la puerta de entrada al placer". Y por tanto Villena arremetió contra la prohibición anglosajona del consumo de alcohol, "ellos tienen una cultura de consumir aguardiente, de muchos grados, por eso ahora dicen que el alcohol es malo; pero nuestro vino tiene muchos menos grados, y forma parte de nuestra cultura desde la antigüedad, tenemos el deber cultural de no dejarnos avasallar por esa prohibición, y, como mediterráneos que somos, defender nuestra cultura del vino con moderación, desde la pubertad".

Beber un poco de vino desde los 12 hasta los cien años

Y puso de ejemplo su historia personal: "A mí me daban un poco de vino en las comidas con 12 años, y era sano, hasta el punto de que mi abuelo, de más de 90 años lo tomaba de forma moderada en las comidas, como algo saludable, porque el vino es bueno".

Presentó la mesa redonda como una unión entre poesía y vino en la cultura mediterránea y europea desde la civilización grecorromana, y afirmó como "el estado del místico es parecido al del ebrio. El vino es un elemento continuo de la poesía, se han cantado las excelencias del vino como camino de placer y de espiritualidad, además muchas reuniones cultas, sobre todo en el mundo antiguo, se hacían en banquetes por la noche donde se bebía vino. Es verdad que tanto en Grecia como en Roma el vino se bebía un poco aguado, pero era vino. Las reuniones se celebraban con vino y la poesía le cantaba en dos sentidos: como camino de placer, de éxtasis placentero, por un lado".

"Y por otro, sobre todo en el mundo islámico, como un símbolo de la espiritualidad, el místico se sentía de alguna manera, entre comillas, como un borracho entendido de una manera simbólica", comentaba antes de leer unos hermosos versos del poeta árabe Abu Nawas, de su libro "Cantar al vino".

Clara Janés: Los ángeles están a la puerta de la taberna

La poeta catalana Clara Janés nos habló de angeles y poesía, de los poetas sufís, y comenzó con una cita de Hafez Shirazi, donde el poeta persa sitúa a los angeles a la puerta de la taberna, y habló de la ciudad de Shiraz, tierra de vino y rosas. Y de cómo ellos se refieren a que el vino "enciende el cuerpo y ayuda al espíritu".

Otros poetas que aparecieron fueron Yalal Uddin Rumi, y un egipcio anónimo que cantaba al vino y la poesía dos mil años antes de Cristo, citando también a Juan de la Cruz, y a Omar Jayyam, el gran cantor del vino.

Estos poetas nos dijeron que "el vino contribuye a levantar al difunto de la fosa" y como éste contribuye al amor: "En la interior bodega de mi amado bebí", de nuestros místicos.

Jaime Siles: La vid, olivo y trigo eran nuestro uranio en la antigüedad clásica

El poeta y profesor experto en lenguas clásicas Jaime Siles nos recordó como en la antigüedad clásica la vid, olivo y el trigo era un tesoro, como el uranio hoy en día, lo que más valor tenía, para sumergirse en los textos de Epicuro, Hesiodo, o Teofasio, Aristóteles, etc, quien decía como "el amor es tan excitante como el vino".

Desde la Odisea a La Iliada, estos clásicos nos descubrieron que "el vino es una verdad porque nos conduce al éxtasis", o como "el vino es el deleite de la conversación".

Ana Rosseti: Lo que tienen en común vino, mística y sensualidad es que te sacan de ti misma

La gaditana Ana Rosseti tiene claro que "lo que tienen en común vino, mística y sensualidad es que te sacan de ti misma, por eso no me extraña que la ebriedad fuera considerada sagrada en algunas culturas".

Ella se centró en la mística cristina y en la belleza de "El Cantar de los Cantares", donde descubrimos "caricias tan suaves como el vino" o "palabras es el vino que fluye entre los labios y los dientes".

La poeta gaditana reivindicó el Palo Cortado

Alabó Fenavin, y afirmaba como "los españoles deberíamos interesarnos más por la cultura del vino, porque forma parte de la humanidad desde que el hombre se hizo sedentario, es un bien cultural de nuestra historia, y es la bebida alcohólica que más se menciona en los textos literarios".

Por su parte prefiere desayunar con cavas y espumosos; un blanco frío en el aperitivo, almuerzo y amplia sobremesa con tinto, y entre medias, para chatear el oloroso o, mejor el palo cortado, un vino generoso, de color caoba, del marco de Jerez.

Volver