Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Fenavin acoge la presentación un libro que "Es un ejemplo de amor a La Mancha y de una cultura amplia"

El premio Nacional de Poesía y machego, José Corredor Matheos, introduce el libro de Dionisio Cañas "El Espíritu de la Mancha: pan, vino y aceite" junto al autor y el fotógrafo Cruz Cantó

11.05.2011 | 

"Este libro es un ejemplo de amor a La Mancha y de una cultura amplia", así definió el Premio Nacional de Poesía y manchego, José Corredor Matheos, la nueva obra del poeta y escritor Dionisio Cañas 'El espíritu de la Mancha: pan, vino y aceite' que se presentó en Fenavin y que ha sido publicada por la Diputación de Ciudad Real.

Se trata de un nuevo ensayo pegado a la tierra que le vio nacer donde explora la importancia que han tenido estos tres productos en la evolución de la sociedad de Castilla-La Mancha, tanto desde el punto de vista económico como social y religioso.

Corredor Matheos fue el encargado de hacer un amplio comentario de esta obra que en opinión de este poeta manchego de renombre, "a través del estudio de estos alimentos sagrados llegamos a conocer el espíritu del hombre manchego".

Y es que para Corredor Matheos, a pesar de la ruptura que actualmente hemos hecho entre lo espiritual y lo real "el trigo, el vino y el aceite siguen siendo imprescindibles y muchos de nosotros cuando nos llevemos un trozo de pan a la boca, bebamos un vaso de vino o consumamos aceite nos acordaremos de Dionisio Cañas con sus textos ricos y cálidos y de las fotos de Cruz Cantón".

Dionisio Cañas: "Mi personalidad está marcada por la realidad manchega"

Para el creador tomellosero, La Mancha siempre ha sido un referente emocional imprescindible, como lo ha sido Nueva York, su hogar de adopción, "mi personalidad está marcada por la realidad manchega y por su mitificación a través de la literatura y el arte, como Nueva York"

Aunque son numerosos los ensayos y poemas de Dionisio Cañas dedicados a La Mancha, indicó que es la primera publicación referida específicamente a estos tres alimentos, conocidos como 'la trilogía de la cultura mediterránea'. Al escoger estos productos, explicó, "sitúo a Castilla-La Mancha en esa cultura, pero también en su agricultura y clima; además, los tres poseen propiedades simbólicas relacionadas con el cristianismo y las religiones anteriores a él en los países de la cuenca del Mediterráneo".

Por su parte, el fotógrafo explicó cómo, para él, esta experiencia "ha sido única, donde he aprendido y me he realizado como fotógrafo y artista gracias a la confianza de Dionisio". En este sentido, relató cómo se realizó este proyecto en el que se hicieron más de 7.000 fotos en un periodo de seis meses y cuyo resultado, según su opinión "ha sido asombroso ya que las imágenes están perfectamente enlazadas con las palabras de Dionisio".

Labor extraordinaria en FENAVIN

Para el ilustre artista, la Diputación Provincial de Ciudad Real y los organizadores de la Feria están haciendo una labor extraordinaria en FENAVIN, no ya por el éxito comercial y social, y el impacto internacional, sino por la constante preocupación porque el nivel cultural de las conferencias sea el máximo. En su opinión, este 'maridaje' comercio-cultura es muy importante para una feria, que no solo se limite a incrementar su volumen de éxito financiero sino que conecte la vida cultural con la economía.

Confiesa no ser un buen conocedor de vinos pero de familia le viene el hábito de consumir buenos caldos manchegos y de otras zonas. Sus abuelos tenían una cueva con tinajas llenas de vino en Tomelloso. Con la edad aprendió a beber buen vino en Nueva York, cuando ya en los años 80 del siglo pasado se puso de moda beber vino mucho antes que en España, se asociaba con las tabernas y con la clase trabajadora; "en muchos bares finos de Madrid se reían de mí cuando pedía vino por aquellos años, ahora es todo lo contrario", recordó.

Por otra parte, Dionisio Cañas opina que la cultura del vino en Castilla-La Mancha "está muy bien encauzada, con libros estupendos y con demanda de vinos buenos en bares y restaurantes". No obstante, consideró que la gente necesita apreciar más también los esfuerzos de productores y viticultores por abrirse un hueco en el mercado español e internacional, para lo que las bodegas deberían acercar también "todas las actividades culturales relacionadas con el vino, especialmente la música, el arte y el cine al consumo responsable de vino local".

Volver