Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

En FENAVIN se destacan los múltiples efectos saludables de los antioxidantes del vino para casi todos los sistemas del organismo

En la mesa redonda 'Vino y Salud' celebrada hoy en un aula 4 abarrotada, los especialistas pusieron de manifiesto los beneficios anticancerígenos, cardioprotectores, de antienvejecimiento y mentales, entre otros, del consumo moderado de vino, mayores incluso que siendo abstemios

11.05.2011 | 

El aula 4 prácticamente se ha quedado pequeña para asistir a la mesa redonda 'Vino y salud' celebrada hoy en la Feria Nacional del Vino, que se desarrolla en el recinto ferial de Ciudad Real. En ella se ha puesto de manifiesto los múltiples efectos beneficiosos del vino para la salud, consumido con moderación, desde como elemento cardioprotector, anticancerígeno, que actúa contra el envejecimiento, saludable para la piel y con agentes antioxidantes "que son buenos para casi todos los sistemas del organismo", según ha manifestado el coordinador del foro y gerente del Hospital General de Ciudad Real, Jesús Fernández Sanz.

En la apertura de la actividad, patrocinada por Vinos de la Tierra de Don Quijote, Fernández Sanz ha destacado que las investigaciones en curso del hospital ciudadrealeño y la Universidad de Castilla-La Mancha sobre los compuestos fenólicos "apuntan maneras en cuanto a la posible actividad anticancerígena del vino". Asimismo, citó el estudio sobre los 20 alimentos 'antienvejecimiento' situándose el vino en los primeros lugares, junto a otros como la manzana, la soja o el chocolate.

El digestólogo Eduardo Rodríguez ha abierto el turno de los ponentes, explorando las definiciones de vino y de salud. Para el especialista, el vino ante todo es una experiencia vital, una sustancia viva en continua transformación y tan vieja como la propia humanidad, "las primeras referencias datan del Neolítico y posteriormente Grecia, donde está datado el cultivo y prensado de la uva", sin olvidar su simbiosis con la religión y la deidad. Recordó asimismo que la salud es, según la OMS, el perfecto estado del bienestar físico, psíquico y mental "y añadiría social" y el vino, ha continuado, "es un perfecto elemento favorecedor de la salud mental y social". Hace 5.400 a.C., se señalaban los efectos cardiotónicos beneficiosos del vino, ha indicado. En resumen, ha dicho, "el vino no es caro, es bueno, sienta bien y además lo bendicen los dioses".

Entrando en su especialidad, ha resaltado que el vino es un potente estimulante del peristaltismo, relajante y con efectos bactericidas a nivel intestinal, ayudando asimismo "y siempre con criterios de moderación" a que los jugos gástricos digieran más rápidamente favoreciendo la evacuación del estómago.

Recomendaciones

En la ingesta, ha afirmado, no hay que pasarse de los límites por lo que ha recomendado un consumo diario de 15 a 20 gramos de alcohol en el hombre y de 15 gramos en la mujer lo que, trasladado en copas, supone dos o tres en el hombre y de 1 a 1,5 en la mujer.

De la misma opinión ha sido el endocrinólogo Miguel Aguirre Sánchez-Covisa, que ha hecho referencia a algunos estudios experimentales, como el publicado por British Medical Journal el pasado mes de febrero, que indica claramente que el consumo moderado de vino favorece cambios metabólicos dirigidos a la disminución del riesgo cardiovascular o el aumento del colesterol bueno. También ha valorado algunos estudios sobre los efectos beneficiosos de agentes antioxidantes como el resveratrol, que actúa como antienvejecimiento, mejora el sistema inmune y disminuye la resistencia a la insulina, además de otros informes que apuntan a que es mejor consumir un poco de vino que abstenerse, "la mortalidad disminuye de un 20 a un 30% en las personas que consumen vino a los abstemios".

Igualmente interesante ha sido la ponencia del cardiólogo-hemodinamista Ignacio Sánchez, que ha mencionado diferentes estudios que reflejan la mejoría en el metabolismo del colesterol, favoreciendo la eliminación del colesterol malo, y otros, como en la Universidad de Barcelona, que hablan de efectos antiinflamatorios y antifibrosis evitando la ateromatosis.

El vino evita el progreso de las enfermedades coronarias

Ha advertido que el vino para o evita el progreso de las enfermedades coronarias, hace que las arterias y venas estén protegidas siendo así menos frecuente esta patología en bebedores moderados que en abstemios.

Asimismo, ha destacado los efectos importantes sobre el cerebro, "el vino evita la progresión del Alzheimer" además de las ventajas protectoras en cánceres como el de pulmón, próstata, mama, leucemia… incluso, ha añadido, "elimina la toxicidad de la radioterapia hasta en un 75%".

Ha resaltado la labor de agentes antioxidantes como los flavonoides y el resveratrol, "es un antifúngico que crea la cepa para evitar la colonización de los hongos, que se traslada al hollejo de la uva; es incluso más antioxidante que la vitamina E". En este sentido, ha aclarado que los vinos tintos tienen mayor cantidad de polifenoles que los blancos "debido a que el hollejo fermenta con el caldo", al igual que todas las variedades también son diferentes.

En cuarto y penúltimo lugar, ha hablado el psiquiatra Luis Beato que, en primer lugar, ha valorado la Feria, "nunca antes la había visitado, me he quedado impactado". Para el especialista en Trastornos de la Conducta Alimentaria, el problema no está en la sustancia sino en la persona. Para el especialista en Psiquiatría, el vino tiene un efecto relajante y facilita la comunicación entre personas, algo que necesita la población, cada más deprimida por factores como la obesidad, la falta de ejercicio físico, la falta de recursos, la desigualdad y el aislamiento social.

Concluyó la segunda mesa de 'Vino y salud' de la historia de FENAVIN el médico y reumatólogo Javier Paulino Tévar, quien ha considerado que es más útil y eficaz una copa de vino entre amigos que tomar una pastilla. Fuster y Rojas Marcos, ha señalado, defendían la conexión entre cuerpo y mente y hablaban de la importancia de la empatía, del poder curativo del optimismo. En opinión de Javier Paulino, el vino es una 'medicina' real, eficaz, barata y mucho menos nociva que cualquier antiinflamatorio "que te deja tiritando el estómago".

Volver