Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Introducen en FENAVIN el uso del vino como tinta en la expresión plástica y literaria

La profesora Carmela Fischer, de la Escuela de Escritores Alonso Quijano de Alcázar de San Juan, enseñó a utilizar el vino tinto como fuente de inspiración en la escritura y el dibujo

10.05.2011 | 

La Feria Nacional del Vino (FENAVIN) introduce en la sexta edición, que se desarrolla del 10 al 12 de mayo en el recinto ferial de Ciudad Real, un taller cultural y novedoso en el que el vino se utiliza como tinta en la expresión plástica y literaria.

Bajo la denominación de 'El arte de fluir: el vino como expresión estética' dirigido por la profesora Carmela Fischer, de la Escuela de Escritores Alonso Quijano de Alcázar de San Juan, algunos asistentes a la Feria disfrutaron del vino como instrumento de dibujo y creación literaria en el Área de Muestras Gastronómicas. En el taller se trató, explicó Fischer, de elaborar una pintura gestual y expresiva, sin realismos ni ser demasiado detallista, "lo que interesa es el gesto, igual que en un tsumi de pintura con tinta china, donde la mente mueve el brazo, la muñeca la mano, y ésta el pincel".

Provistos de un pincel, varios folios, una piedra, vino como tinta, y otro tipo de tinta, roja y más consistente, los participantes se sumergieron en su mundo interior para conocer sus inquietudes expresadas en el folio, con el componente añadido de la relajación. El resultado, una particular y original creación que cada participante pudo llevarse a casa.

En declaraciones previas, la directora de la Escuela de Escritores Alonso Quijano, Paloma Mayordomo, entidad que participa por primera vez en FENAVIN, resaltó la pionera experiencia puesta en marcha con el único afán de sorprender, "en este taller el vino es la herramienta, el vehículo que impregna de nuevas y desconocidas sensaciones a la gente acostumbrada a que el vino entre por la vista, el olfato y el gusto, añadiendo el plus creativo a través de la pintura y la literatura".

Mayordomo reconoció el "increíble" espacio dedicado a la viticultura en la Feria, cada vez más potenciada por, a su juicio, la necesidad vital de conocer y difundir la historia y el arte de un pueblo. Para la directora de la Escuela de Escritores, la cultura siempre ha estado ligada al vino como fuente de inspiración poética, de filósofos, escritores, cineastas y un largo etcétera, por lo que, además del comercio y el negocio del vino, la cultura "es el adorno imprescindible en FENAVIN, y mejor comunión no se puede conseguir", subrayó.

Carmela Fischer es licenciada en Letras por la Universidad de Buenos Aires. Ha trabajado como asesora literaria, antóloga, crítica literaria y asistente de dirección teatral. Desde hace 15 años imparte talleres de escritura creativa para adultos en España y el extranjero. Ha formado parte del comité evaluador de la Biblioteca de Autores Manchegos de la Diputación de Ciudad Real. Forma parte de la Escuela de Escritores Alonso Quijano de Alcázar, un proyecto pionero en Castilla-La Mancha. Afincada en el magnífico monumento del convento de Santa Clara desde 2003, la Escuela es ya un referente nacional con 300 alumnos y más de 600 matrículas. Entre sus ilustres profesores y miembros destacan insignes poetas y escritores como Dionisio Cañas, José Corredor Matheos, Luis Mateo Díez, José María Merino o Caballero Bonald.

Volver