Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

En Fenavin supimos que "la guitarra nace de la tierra y tiene alma vegetal, al igual que el vino"

Son palabras del luthier y compositor argentino Guillermo Burgos, en el concierto-degustación "Guitarra y vino, placeres que se acompaña", en la Feria Nacional del Vino

10.05.2011 | 

La Escuela de Escritores Alonso Quijano de Alcázar de San Juan participó por primera vez en la Feria Nacional del Vino (FENAVIN), con una curiosa e innovadora apuesta cultural: un concierto acústico protagonizado por el compositor argentino Guillermo Burgos, en el que pudimos observar como "la guitarra nace de la tierra y tiene alma vegetal, al igual que el vino".

El acto, pretendía maridar música y vino, por ello, los asistentes pudieron deleitarse con diferentes estilos de música acordes con las bebidas que probaron. "Para el vino blanco he elegido una música fresca, como la brasileña; para el tempranillo, he optado por una música más libre y creativa, como es el jazz y el blues".

Un tango argentino para el vino crianza

Y por último, para el vino crianza, tocaré un tango argentino, ya que éste indica madurez, pasión y adultez".

Burgos aprovechó la ocasión para presentar sus diseños propios de guitarra, elaborados a mano y con materias primas naturales, como maderas nobles y asentadas, lo que le otorga al instrumento un sonido peculiar. Eléctrica, tradicional o guitarra-arpa fueron las principales tipos de guitarras que el argentino utilizó durante su concierto.

La música y el vino siempre han estado asociado al placer desde tiempos inmemorables, "como ejemplo se pueden tomar las típicas imágenes en las que los romanos bebían mientras que escuchaban instrumentos de percusión, flautas o guitarras", prosigue Guillermo.

Por su parte, Paloma Mayordomo, organizadora del evento y profesora de la Escuela de Escritores Alonso Quijano, aprovechó para indicar a los asistentes que "la literatura está muda, pero a la vez muy presente en esos vinos y en esa música, que van componiendo la letra escrita de este concierto".

Sin duda, un taller y actividad pioneros en la feria, al que acudieron un gran número de asistentes que quedaron satisfechos con la actuación.

Volver