Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

El bloguero norteamericano, Robert Goldstein, desmitifica las guías de vinos caros

"El mercado tiende al consumo de vinos de calidad de precios inferiores a 10 euros"

10.05.2011 | 

El bloguero norteamericano Robin Golstein ha intervenido esta mañana en FENAVIN, la Feria Nacional del Vino que se celebra desde hoy y hasta el próximo jueves en Ciudad Real, tratando de desmitificar las guías y clasificaciones de vinos que en los últimos años han proliferado, impulsadas por los grandes gurús del vino internacional, como la de Robert Parker, y que de algún modo marcan los precios y las modas de los vinos de todo el mundo.

Goldstein, que estudió neurología en Harvard y es licenciado en Derecho por la Universidad de Yale, desde su blog aboga por la cata doble-ciega para garantizar las críticas honestas de un vino ya que, en su opinión, "lo importante es disfrutar de los vinos, independientemente de etiquetas y precios". Ha contado que entre las experiencias llevadas a cabo se ha demostrado que cuando se quita la información de los precios al vino, la gente se ha inclinado por los vinos menos caros. "No digo que los vinos más caros sean peores, sino que se produce una relación entre el tipo de vino y el precio. En este sentido hay que tener en cuenta que el precio no es un factor objetivo, sino que lo importante es que a la gente le guste o no".

Para este crítico de vinos, en los tiempos de crisis económica que estamos viviendo, los consumidores tienen otras exigencias y se inclinan por caldos más baratos que, según los experimentos que el mismo ha podido evaluar, mediante la cata a ciega y otros procedimientos, ha dado resultados que verifican un mayor placer en la degustación de vinos más baratos respecto a los más caros recomendados por los grandes gurús. "El resultado de estos estudios es que los vinos que cuestan más de 25 dólares por botella se está reduciendo drásticamente, inclinándose por los de menos de 15 dólares en Estados Unidos y de 10 euros en Europa".

Al respecto cree que la guía publicada por Parker recomendando vinos de menos de 15 dólares puede que haya tenido su influencia en la clasificación realizada por su equipo, en "The Wine Trials 2011". Se ha preguntado si realmente las guías de vinos son útiles para los consumidores habituales, llegando a la conclusión de que la gente está más interesada en los vinos de precios inferiores a los 15 dólares.

Se ha mostrado duro también al exigir que los críticos de vino tengan algún tipo de credencial seria que les cualifique para hablar de vino. Ha contado cómo algunas de las pruebas que se realizan para acreditar a estos expertos dejan mucho que desear y, en la mayoría de los casos, las pruebas que tienen que pasar para obtener la titulación son poco científicas, basadas más en intereses de bodegueros e industriales para que se promocionen en las guías marcas caras.

No han faltado las críticas a la literatura que se utilizan para definir las características de algunos vinos. Como ejemplo se ha referido a los múltiples adjetivos que se utilizan en las definiciones organolépticas y en la descripción de sensaciones que sienten los críticos, como "amembrillado, afresado, chocolate con leche, manzana asada, pera invernal… ¿Preguntaros si cuando estáis cenando con un vino os transmiten estas mismas sensaciones, si realmente estas palabras son adecuadas?, manifestó.

Tras hablar sobre la poca importancia que los gurús internacionales como Parker le han ha dado a vinos como el cava catalán, como alternativa al champán, mucho más barato, o al rosado de la comarca de la Provenza, Goldstein espera que la situación cambie y que los críticos de vino progresen hacia un trabajo más riguroso respecto de las necesidades del consumidor medio.

Volver