Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Robin Goldstein quiere desmitificar, en FENAVIN, las puntuaciones de los grandes gurús del mundo del vino

Robin Goldstein

Robin Goldstein

El revolucionario blogger estadounidense hablará en FENAVIN de su apuesta, desde The Wine Trials, por los vinos sencillos y baratos frente a las etiquetas de precio elevado que mejor puntúan en las guías del vino más seguidas en el mundo

07.05.2011 | 

El blogger norteamericano Robin Golstein intentará en FENAVIN desmontar el mito de las guías y clasificaciones de vinos impulsadas por los grandes gurús del vino internacional, unas publicaciones que determinan, en muchos casos, la demanda, los gustos y los precios de muchos vinos en todo el mundo, tal y como explica en una entrevista concedida a la organización.

Desde su espacio en la web, The Wine Trials, aboga por la cata doble-ciega para garantizar las críticas honestas de un vino ya que, en su opinión, "cuando catamos un vino, catamos también lo que sabemos de él".

Durante su charla, que comenzará a las 11 horas, el día 10 de mayo, Goldstein, que estudió Neurología en Harvard y es licenciado en Derecho por la Universidad de Yale, ofrecerá las claves del disfrute de vinos, independientemente de etiquetas o precios.

Pregunta. ¿Cuáles son las principales conclusiones del trabajo que ha realizado durante los últimos años en The Wine Trials?

Respuesta. He aprendido mucho en el proceso de actualización permanente de The Wine Trials, desde su publicación inicial, hasta la tercera edición actual, "Wine Trials 2011". Una cosa que ha cambiado mucho en este tiempo ha sido que los consumidores, en estos duros tiempos económicos, son cada vez más conscientes de la absurda fijación de precios altos en el mercado del vino. Las personas exigen más valor cada año, y los bebedores de vino han aprendido a través de cata ciega y experimentos como el nuestro que, a menudo, obtienen tanto placer de los vinos más baratos como bebiendo los más caros. El resultado de ambos factores ha sido que la demanda de vinos que cuestan más de 25 ó 30 dólares por botella, o más, se ha reducido drásticamente.

En estos días, lo único que sostiene la venta de vinos de alto precio es la demanda creciente de marcas de lujo en mercados emergentes como el chino. En países como éste, donde hay una corta historia de consumo de vino, los nuevos ricos tienden a seguir las recomendaciones de los "expertos" que continúan perpetuando el mito de que el vino realmente bueno tiene que costar cientos de dólares por botella. Por suerte, ese mito se está erosionando en otros lugares. Incluso los consumidores de EE.UU -que no llevan bebiendo vino tanto tiempo como los europeos- son ahora cada vez más escépticos con ese tipo de esnobismo.

La calidad de muchos vinos de menos de 15 dólares que han entrado en alguna clasificación de "The Wine Trials 2011" refleja el hecho interesante de que los productores de vino han respondido a los cambios del mercado, ofreciendo vinos mejores en ese segmento y, además, en algunos casos, sólo han bajado sus precios para entrar en ese mercado más barato. Éste es un gran beneficio para los amantes del vino en todas partes.

P. ¿Hay un enfrentamiento real entre Robert Parker y el equipo de The Wine Trials? El nuevo libro de Parker, con recomendaciones para los vinos de menos de 15 dólares, ¿cree que está inspirado en su trabajo de los últimos años?

R. No sé si Parker y sus editores lanzaron su nueva guía de vinos de menos de 15 dólares en respuesta al éxito de "The Wine Trials", o más bien en respuesta a la demanda explosiva en el mercado del vino barato. De cualquier manera, sin embargo, creo que hay enormes diferencias entre su enfoque y el mío. La mayor diferencia filosófica entre nosotros es que las calificaciones de Parker reconocen estilos de vino pesados, o con una concentración alta de alcohol.

Al mismo tiempo, él prácticamente ignora las principales categorías de vino que siguen a la categoría de 15 dólares, como el rosado de Provenza o el cava español. Estos son los segmentos de mayor crecimiento del mercado del vino barato, y sin embargo, Parker y sus colegas, como el increíblemente pretencioso David Schildknecht, ni siquiera los ven como dignos de mención en su guía. Cuando recientemente revisé el libro de Parker para The Journal of Wine Economics , escribí lo siguiente:

"El Provenzal rosa es despachado por Schildknecht como un "océano de vino barato rosa", cuya "existencia" se atribuye en gran medida del "comportamiento acrítico" de los "turistas que acuden allí" (aunque los "nativos" comparten parte de la culpa también). Como resultado, sólo el "escalón superior" de los rosados es "interesante." ¡Qué ignorantes los turistas en la costa que contemplan las olas y simplemente disfrutan de los refrescantes vinos de la tierra con sus pescados y mariscos a la parrilla en lugar de quejarse acerca de lo poco interesantes que son!".

Mis colegas y yo tomamos el enfoque opuesto en The Wine Trials. Hacemos lo posible para destacar que el precio no es indicativo de baja calidad, sino más bien que es el punto al que se deben dirigir los precios de forma natural.

P. ¿Qué influencia tienen los grandes gurús del vino en la elección de los consumidores?

R. A pesar de que los gurús del vino todavía tienen mucha influencia con los vinos caros, creo que su fuerza sobre los consumidores de vinos más sencillos está disminuyendo rápidamente. Esto no es sólo por el escepticismo ante los precios demasiado elevados, como he dicho antes, sino también debido al crecimiento de internet como una nueva plataforma para las evaluaciones del vino y el intercambio de opiniones.

No todos los bloggers de vino saben lo que están hablando, por supuesto, y sin duda hay un montón de prescriptores chiflados por ahí cuyo único objetivo es conseguir vino gratis, actuando como una marioneta de cualquier agencia de relaciones públicas. Pero muchos de los grandes escritores del vino independientes también están cogiendo mucha fuerza, ya sea a través de sus propios blogs, de vídeos, o con comentarios en los sitios de otros vinos, como opositores de los gurús que sobrevaloran el vino caro y quieren preservar su status quo.

Esta diversidad de opiniones ha hecho que los consumidores sean conscientes de que los críticos de vinos famosos no tienen un monopolio sobre el sabor.

P. ¿Cómo se percibe el vino español en los EE.UU.?

R. Soy un gran fan de los vinos más tradicionales, del terruño, como los vinos de Rioja y otras regiones que no han sucumbido a la visión de Parker sobre lo que un gran vino tiene que ser. Busco el vino de productores como López de Heredia, Cune, o Marqués de Murrieta, cuya tierra, flores y evocador estilo se notan en sus vinos. Para mí, sus precios son muy razonables en comparación con otras regiones tradicionales del viejo mundo, como Borgoña.

Y lo que más admiro de La Rioja, quizás, es que los vinos suelen ser liberados después de varios años de envejecimiento en botella. Me encanta que en España se resistan a liberar vino cuando es demasiado joven para beber. No podemos esperar que todos los consumidores o en el restaurante tengan una bodega grande o la paciencia para esperar años antes de beber un vino.

P. ¿Cree que el vino español estaría más presente en el mercado de EE.UU si se vendiese bajo una sola etiqueta como Vino de España, o piensa que es mejor estar allí con diferentes denominaciones de origen?

R. Creo que la distribución de todos los vinos de España bajo una denominación sería una idea terrible. No sólo sería confundir a los consumidores en los EE.UU (como lo haría en cualquier otro lugar), sino que también sería un insulto a la diversidad y el patrimonio de la tradición del vino noble de España.

P. ¿Cuáles son tus próximos proyectos?

R. Actualmente estoy involucrado en un proyecto muy interesante que aunará mi faceta académica y mi trabajo más popular, y tendrá un impacto más concreto en los mundos de los alimentos y el vino. Acabo de poner las bases del Centro de Percepción Sensorial en el Culinary Institute of América en Napa Valley, California, en colaboración con Stanford Business School, INSEAD en Francia y destacados investigadores de neurociencia, ciencia sensorial, y economía del comportamiento. El objetivo es llevar a cabo experimentos que nos ayudarán a entender mejor las influencias externas y de sesgo contrario a la intuición en nuestra propia experiencia sensorial.

Por ejemplo, estamos tratando de entender mejor por qué tenemos más experiencias de sabor agradable cuando creemos que un vino es caro que cuando se nos dice el mismo vino es barato, o por qué los alimentos parecen tener mejor sabor cuando sabemos que ha sido preparado por un chef famoso. No es tan simple como mero esnobismo. Es un fenómeno profundamente humano que nos afecta a todos. Tradicionalmente, este tipo de fenómenos han sido despreciados bajo el título general de "los efectos del placebo". El proyecto más emocionante para mí es abrazar estos efectos como parte de lo que nos hace seres humanos, y admitir nuestra sugestión cuando se trata de gustos. Además, queremos buscar la manera de liberar el poder que todos tenemos dentro de nuestro propio cerebro para tener experiencias increíbles con el gusto sin necesidad de las señales externas que nos disparan.

P. ¿Cuál es su opinión acerca de FENAVIN?

R. Es, en una palabra, abrumadora. La última vez que vine, en 2009, tuve el honor de conocer a Santi Santamaría, una de las últimas grandes voces polémicas en el mundo culinario. Tuve mucha suerte de haberlo conocido antes de su prematura muerte, que fue un momento muy triste para la comunidad gastronómica. Creo que la voluntad de la feria de reunir no sólo a expertos de la industria del vino, sino también a intelectuales de todos los rincones del mundo en diferentes campos, la diferencia de otros eventos de este tipo.

En 2009, yo estaba tan aturdido por la variedad de vinos que podía degustar que me centré principalmente en la degustación de vinos de las regiones que sabía algo, como de Canarias o los vinos de Castilla-La Mancha. Aun así, sentí que apenas había arañado la superficie. Este año espero poder ampliar mis horizontes aún más, experimentando con otras regiones de España que no conozco bien y tratando de no llegar demasiado borracho en el proceso. Es un privilegio sincero haber sido invitado de nuevo.

Volver