Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

"A muchos consumidores no les importa el origen territorial de un vino y compran una variedad o una marca, por lo que la posibilidad de que busquen sólo una región en la etiqueta es muy pequeña"

Robert Joseph, una de las 50 personalidades más influyentes del mundo del vino internacional, según la prestigiosa revista especializada británica Decanter, ofrecerá una conferencia en FENAVIN el próximo 12 de mayo

26.04.2011 | 

Las opiniones del analista, consultor y escritor de vinos inglés Robert Joseph servirán, sin duda, de gran inspiración para los productores y prescriptores de vino que asistan a la conferencia que ofrecerá en FENAVIN el próximo día 12 de mayo: El gran enigma: ¿Qué vinos seducen al consumidor en el mundo?.

Y es que, aunque Joseph, considerado una de las 50 personalidades más infuyentes del mundo del vino, según la prestigiosa revista británica Decanter, y editor de Wine Bussiness International, prefiere no desvelar en esta entrevista previa las claves de los gustos de los consumidores de vino en el mundo, sí que avanza la importancia del peso de "lo diferente", de la libertad individual, en definitiva, en la elección de un vino, y que la mujer está cobrando un importante peso como compradora.

Pregunta. Usted quiere ofrecer en su conferencia las claves para conocer los gustos de los consumidores en el mundo. No nos las desvele ahora, pero, ¿tienen esos gustos rasgos comunes?

Respuesta. Países diferentes tienen naturalmente culturas y gustos diferentes, pero tienen tendencias en común. La gente en Barcelona, Boston y Beijing ve las mismas películas taquilleras; come helado de Häagen Dazs; bebe café de Starbucks, compra en IKEA, GAP y Zara... Al sector del vino le gustaría ser inmune a estas tendencias, pero no lo es. Hay un movimiento global hacia el posicionamiento tanto de precio como de calidad: el segmento de vinos básicos versus los Súper Premium. Estar situado entre estos dos extremos, en cualquier campo, desde ropa hasta líneas aéreas y hoteles, no es un lugar cómodo. Uno de los problemas es que los productos más baratos no son lo suficientemente "malos", así que incluso gente adinerada está dispuesta a volar con líneas aéreas económicas y comprar ropa informal, mientras que gente más humilde aspira a llevar calzado de entrenamiento de moda...

Hay dos otros cambios enormes. Primero, está la libertad individual. Mientras algunos todavía siguen la moda o lo que hacen los demás, la sociedad ya acepta el ser diferente: no comer carne, beber vino tinto con pescado, llevar únicamente ropa de color rojo... Y segundo, la mujer cobra más importancia como compradora. Las mujeres tienen otras prioridades comparadas con el hombre. Les importa menos el nivel y más el crear un ideal de algún tipo para ellas mismas y para la gente a su alrededor. En cuanto al vino, el hombre busca cualidades relacionadas con el status, como añadas, premios, buenas criticas, denominaciones de origen etc. Las mujeres tienden a buscar factores que les aseguran la calidad y el estilo de lo que van a comprar. Se presta a la discusión la influencia femenina que ayuda a la tendencia hacia la confianza en recomendaciones personales frente a las puntuaciones de los críticos de vino.


P. Por sus conocimientos, entendemos que tiene una visión global de los gustos vinícolas, ¿qué diferencia a los vinos españoles de los del resto del mundo?

R. Evidentemente, una respuesta superficial estaría en la variedad de uva -principalmente el Tempranillo y Albariño-, así como el uso tradicional de la barrica de roble. Creo que hay ahora un espíritu de innovación, especialmente en regiones como Castilla-La Mancha, que ayuda a crear estilos únicos, que no se encuentran en otros sitios.


P. En su opinión, ¿es mejor ofrecer una imagen común del vino español o una diferenciada por cada zona productora?

R. ¿Cuántos sofisticados consumidores de vino en Madrid o Barcelona podrían decir de dónde vienen vinos con los nombres Maipo y Maipú en sus etiquetas, o la diferencia entre Reuilly y Rully? Hasta que las denominaciones regionales no obtengan la masa crítica que tienen La Rioja , Bordeaux y Chianti solamente serán interesantes y tendrán valor para una menor cantidad de entusiastas de vino. A muchos consumidores - cada día más - no les importa el origen de un vino; compran una variedad de uva o una marca así que la posibilidad de que busquen una región es muy, muy pequeña. Por lo tanto, la respuesta a la pregunta es que mientras una denominación - igual que una variedad de uva - puede ser una indicación útil para encontrar un estilo de vino, su valor comercial va a depender del precio de la botella, del volumen producido, y de la reputación que ya se ha creado para la región. René Barbier, Álvaro Palacios, Josep Lluís Pérez de Mas Martinet y Dafne Glorian ayudaron en conjunto para hacer Priorat famosa, así que hay un valor añadido para cualquier otro productor que ponga Priorat en su etiqueta. Eso todavía no se puede decir sobre Montsant, por ejemplo.


P. ¿Con qué vino español acompañaría una buena paella española?

R. Si hablamos, por ejemplo, de Castilla-La Mancha, mi vino favorito de la región es en estos momentos el Dominio de Valdepusa Summa Varietalis 2005, pero es posible que quede demasiado grande para una paella. A lo mejor, un vino más sencillo, como Los Vividores Tempranillo 2008 de la D.O. La Mancha, sería mejor.


P. ¿Quién gana ahora mismo, a su juicio, la partida para vender vinos en el mundo? ¿Quién tiene la mejor imagen? ¿Por qué razones?

R. Ésta es una pregunta muy difícil. La imagen de cualquier país varía de mercado a mercado. Francia sigue siendo, con creces, el primer país en China gracias a la imagen de Bordeaux, pero ha perdido algo de su imagen en el Reino Unido donde la mayoría de los consumidores de vino medio tiene poco interés en o les gusta el vino de Bordeaux. España también es más débil en el Reino Unido, donde se la sigue asociando al vino barato que se consume en las vacaciones, que en los EE.UU, donde se aprecian mucho sus vinos premium. Y Australia tiene dificultades en estos momentos, aunque sigue siendo un exportador extraordinario a una gran cantidad de mercados, gracias a la fuerza de sus marcas y variedades de vinos.


P. ¿Ha visitado antes FENAVIN? ¿Qué sabe de ella?

R. Sí, estuve en Fenavin hace unos años -muy brevemente - y parece ser una feria interesante para cualquiera que quiera explorar el vino español.

Volver