Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

FENAVIN introduce por primera vez en su programación un maridaje de carne de caza con vinos manchegos

La iniciativa de bodegas y hosteleros de Ciudad Real 'Mejor con Vino' acercará la riqueza de los vinos dulces y espumosos de Castilla-La Mancha maridados con pequeñas obras de arte culinarias

25.04.2011 | 

La riqueza vitícola de España se complementa a la perfección con la diversa y exquisita gastronomía del país, teniendo en la Feria Nacional del Vino (FENAVIN), que se celebrará del 10 al 12 de mayo, algunos interesantes ejemplos de maridaje, como la de los vinos espumosos y dulces de Castilla-La Mancha con la cocina manchega, o la exquisita carne de caza que se incorpora a la Feria, recorriendo además la cocina andaluza maridada con finos y amontillados cordobeses. Atractivas actividades en las que se ha cuidado hasta el último detalle para que el participante obtenga todas las sensaciones, disfrutando de excelentes caldos acompañados de pequeñas muestras de arte que encierran toda la sabiduría gastronómica de un territorio.

Una novedad en FENAVIN será el maridaje de las carnes de caza y los vinos de Castilla-La Mancha, organizado por la Asociación Interprofesional de la Carne de Caza en España (Asiccaza). De corta andadura, Asicazza pretende difundir las bondades del producto "y qué mejor manera que ir de la mano de las bodegas de la región en un marco incomparable", comenta el gerente, Jaime Hurtado.

En guisos o estofados, con vinos más fuertes; o en escabeches y patés con caldos más ligeros, la carne de caza, con poca grasa, "encaja a la perfección" en la dieta de adultos, jóvenes y niños, informa Hurtado. Con un mercado dedicado a la exportación, Asicazza quiere cerrar la asignatura pendiente del comercio interior, "queremos que el consumidor español valore las excelencias de los diversos tipos de carne de caza, incluyéndola en la cesta de la compra diaria; seguro que el consumidor cambiará de idea si en el supermercado tiene pollo de granja y perdiz de Montiel", asegura.

Inmersos en plena elaboración de los planes estratégicos de la interprofesional y en estudios de mercado de la producción y alcance de la carne de caza, Asicazza pretende que el maridaje de FENAVIN esté dirigido principalmente a medios de comunicación que conozcan y transmitan la exquisitez de esta carne nutrida en el medio natural regada con los mejores vinos criados de la tierra. El maridaje se desarrollará el día 11 de mayo, a las 12 horas en el área de muestras gastronómicas, con un aforo limitado de 30 personas.

Habituales ya de la Feria son los maridajes del proyecto Mejor con Vino, una iniciativa de las asociaciones de Hostelería e Industrias Vitivinícolas de Ciudad Real financiada por la Diputación de Ciudad Real y enfocada a la promoción, la formación, el buen servicio del vino y la creación y asentamiento de una cultura vitivinícola entre la población. En esta edición, Mejor con Vino sorprenderá a los asistentes con unos espumosos y vinos dulces, acompañados de exquisiteces gastronómicas de la provincia. Aunque en un principio estaba previsto degustar cada tipo de vino un día determinado, la organización ha preferido combinar tres espumosos y dos vinos dulces en la misma cata "para hacer más ágiles y sugestivos" los maridajes, que tendrán lugar el día 10 de mayo, a las 11,15 horas en el área de muestras gastronómicas; y el 11 de mayo, a las 17,30 horas, en la sala 'Custodio Zamarra'. El objetivo principal, recuerda Cristina Miranda, de la Asociación de Hostelería, es que el empresario y profesional (de la zona y de fuera de nuestra provincia) valore la calidad de nuestros caldos y los maride con pequeñas obras de arte culinarias que refuercen los matices de cada vino.

Finos de Montilla con tapas de autor

Desde Córdoba, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Montilla-Moriles volverá a sorprender a expertos y legos en la materia con cuatro tipos de vinos (fino, amontillado, oloroso y Pedro Ximénez) acompañado de tapas de autor. El secretario del CRDO, Manuel López Alejandre, como representante de las bodegas participantes, se muestra encantado de estar de nuevo en la Feria (lo hacen desde la primera edición), pues "los resultados han sido magníficos, estamos contentísimos", asegura. Y es que para este consejo regulador, FENAVIN representa la vertiente más comercial del sector, con multitud de compradores para que la bodega haga negocio, "tiene un enfoque muy bueno, no es un punto de reunión para tomarse una copa", apunta.

La DO Montilla-Moriles, creada en 1945, abarca una superficie de 6.000 hectáreas de viñedo con una producción de más de 26 millones de litros, fundamentalmente fino y Pedro Ximénez, la mayoría para el mercado nacional, principalmente Andalucía, pero también Madrid, Cataluña, Cantabria. Tres millones de litros se exportan a Canadá, EEUU, Iberoamérica, Japón, Alemania, Benelux, Australia, etc.

El fino, según explica López Alejandre, es seco, ligeramente amargo y salino mientras que el amontillado es más potente en nariz, con un color ambarino, acentuado, más amargo y perfumado que el anterior. El oloroso, continúa el experto, es un vino de crianza oxidativa, es más sencillo para el catador porque no ha tenido complejidad en flor y el Pedro Ximénez es el prototipo de vino dulce, con sabor a pasas, dátiles, en boca "es como una auténtica miel", afirma.

Estos productos tan singulares se maridarán con tapas escogidas de autor. Así, el fino se probará con un piccolino de jamón ibérico con aceite de oliva sumergido en un chupito de salmorejo cordobés; el amontillado se degustará con una albóndiga de cochinillo y crema de patatas con coulis de pimiento de piquillo; el oloroso, con un bocado o "minihamburguesa" de rabo de toro con cebollita y panceta ibérica; y para Pedro Ximénez un postre, una crema de arroz y leche merengada con una gelatina de vino dulce.

El responsable gastrónomo será Casa Matías, de Cañete de las Torres (Córdoba) cuyo gerente, Matías Vega Ortiz, explica que son tapas especialmente diseñadas para FENAVIN, donde se ha querido reflejar la cocina típica de Córdoba, "el oloroso por ejemplo puede degustarse como un vermut o como un vino con más solera al que le encaja muy bien el rabo de toro, y el Pedro Ximénez se acompañará de una crema muy dulce con unas perlas de gelatina natural de algas".

Como amante de la cocina y defensor a ultranza de los vinos de su tierra, Matías Vega señala que no es partidario de la filosofía de que para una carne hay que tomar un tinto, "estos vinos cordobeses pueden casar con cualquier comida, pero hay que tomarlos despacio, saborearlos un tiempo en boca", concluye.

Volver