Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

FENAVIN acoge en primicia la presentación de un nuevo proyecto que luchará contra las falsificaciones del vino

Este nuevo arma permitirá proteger a los consumidores de posibles fraudes, falsificaciones y mercados paralelos al mismo tiempo que posibilita a los bodegueros una nueva herramienta de marketing

06.05.2009 | 

La Feria Nacional del Vino (FENAVIN) ha acogido hoy la presentación en primicia de un proyecto que luchará contra las falsificaciones en el mercado agroalimentario y, en especial, en el mercado del vino. Esta presentación, en exclusiva, se ha enmarcado dentro de la conferencia "¿Cómo proteger al vino de falsificadores y golfos?", impartida por Mariano Rubio, consejero delegado del Centro Técnico Operativo del Vino (CTOV) y Pierre Delval, asesor Antifraude del Consejo de Europa.

El consejero delegado del Centro Técnico Operativo del Vino (CTOV), Mariano Rubio, destacó la importancia de este proyecto que tiene como principal objetivo defender al consumidor, y más en estos tiempos de crisis. "No se trata de aplicar una simple etiqueta más a la botella sino de ofrecer a los consumidores un arma que les permita conocer el producto comprado" afirmó Mariano Rubio.

Este nuevo proyecto consta de un código invisible encriptado y enlazado con el código de barras del producto. La correlación entre ambas etiquetas será la que permita al consumidor conocer a través de la página web del Centro Técnico Operativo del Vino (CTOV) conocer todas las características del producto, desde cualidades del vino, lugar de procedencia.

Por su parte, Pierre Delval destacó la necesidad de poner en marcha un sistema contra todas las posibles falsificaciones, fraudes o mercados paralelos. "Las falsificaciones alcanzaron el 30 por ciento de la facturación de los vinos comunitarios en 2008 y las copias fraudulentas en el mundo, incluidas las de propiedad intelectual, ascendieron a 500.000 millones de euros, de las que 110.000 millones serían de artículos alimentarios", aseveró durante la charla.

Estos datos dejan patente la necesidad de instaurar un control que permita a los consumidores extranjeros conocer la autenticidad y procedencia del vino que consumen. "Sabemos que en el mercado asiático hay alrededor de 130 millones de consumidores de vino, lo que los bodegueros no podían garantizar hasta ahora era que el producto que llegaba a este mercado no fuera manipulado o falsificado. Con este proyecto desarrollado en el marco de la Unión Europea y del consejo de Europa se intenta garantizar la integridad del vino" aseguró Pierre Delval.

El CTOV pretende, con este nuevo etiquetado, ofrecer a productores y consumidores los instrumentos necesarios para conseguir que cada vino sea un producto único e irrepetible, con una imagen de marca creada por los desvelos del empresario y de todo el equipo que hace realidad cada vendimia un producto genuino con la vitola de sus creadores.

Volver