Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

La enóloga Ana Martín: "El vino tiene que producir placer y hablar de él mientras se consume"

Ha participado en la conferencia "El vino: técnica y comunicación", junto con Joël B. Payne, presidente de la FIJEV y el enólogo Paul Pontallier

06.05.2009 | 

La Federación Internacional de Periodistas y Escritores del Vino (FIJEV) ha celebrado en el marco de FENAVIN-2009 una conferencia-coloquio sobre "El Vino: Técnica y Comunicación", en la que han participado Paul Pontallier, enólogo de Château Margaux; Ana Martín, enóloga volante española y Joël B. Payne, presidente de la FIJEV, que han expuesto sus experiencias sobre cómo elaboran sus vinos y cómo los comunican, así como las tendencias de mercados y gustos sociales.

Ana Martín, que lleva trabajando durante 25 años en el mundo del vino, ha declarado que "la situación del enólogo en los años 80 no era como la actual". "Ahora se les considera estrellas que salen en portadas de revista", ha afirmado. "Antes la situación era mucho más dura, pues hemos tenido que trabajar en bodegas pequeñas con proyectos difíciles".

La enóloga, que ha confesado que no le cuesta comunicar y que lo hace con pasión, cree que "la gente quiere saber lo que hay detrás de cada vino". En este sentido, ha comentado que su trabajo como enóloga siempre lo ha entendido "como contar lo que hago". Igualmente, ha subrayado que "el vino tiene que producir placer y se debe hablar de él mientras se consume". Además ha recalcado que "los consumidores deberían tener la suficiente información del caldo que bebe para poder apreciarlo mejor".

Ana Martín Onzain es, pese a su juventud, una de las más avezadas enólogas de nuestro país. Su ligazón con nombres como Guitián, Casa Gualda, Terras Gauda, Itsasmendi o Traslanzas la ha convertido, además, en una de las más prestigiosas. Ha impartido gran cantidad de cursos, técnicos y de cata, participado en numerosos comités de cata, proyectos de investigación y ha llevado incluso la dirección comercial de alguna que otra bodega.

Por su parte, Paul Pontallier ha expuesto su experiencia como enólogo, cuya profesión ejerce desde hace muchos años. El enólogo francés ha matizado que "la cultura del vino tiene una importancia extraordinaria". A la pregunta realizada por el periodista Payne de sentirse presionado por ser enólogo de Châtea Margaux, ha aseverado que "es mucho más fácil hacer un vino Château Margaux que en otra parte del mundo, porque se suceden una serie de condiciones (naturales, humanas, culturales y técnicas) privilegiadas".

Igualmente, ha comentado que "desde hace cuatro siglos se pretende elaborar vinos de excelencia. Para ello la técnica ha evolucionado y la base es sólida. También ha destacado que "se intenta elaborar un vino en el que cada detalle es importante".

El actual presidente de la FIJEV, quien ha actuado más como periodista que como ponente, ha declarado que "hace 25 años lo único importante era elaborar un vino. En la actualidad se pretende diferenciarlo de otros, contarlo y tener un público que escuche".

Volver