Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Federico Castellucci: "Ciudad Real es un marco inigualable para hablar de vino, pues conjuga tradición y modernidad controlada"

El director general de la Organización Internacional de la Viña y el Vino analizó los datos de producción, consumo e importación a nivel mundial durante los años 2007 y 2008

06.05.2009 | 

Flanqueado por Vicente Sánchez-Migallón, vicepresidente de la Federación Española de Enólogos, y Luis Jiménez, presidente de la Asociación de Enólogos de Castilla-La Mancha; Federico Castelluci, director general de la OIV y uno de los personajes más influyentes en el ámbito del vino, analizó en FENAVIN 2009 la situación actual del sector a nivel mundial mediante los datos de producción, consumo y exportaciones.

Castelluci comenzó su intervención afirmando que "Ciudad Real es un marco inigualable para hablar de vino, pues conjuga perfectamente tradición y modernidad controlada". A continuación, afirmó que "vivimos en una época de cambios, marcada por las consecuencias de la crisis y la variación del consumo en los países tradicionales", ante la cual "hay que innovar y ser más eficaces, pero siempre manteniendo la tradición".

Su conferencia continuó con el análisis de los datos de la producción vitivinícola en los dos últimos años. Para comenzar, Castelluci indicó que "en los últimos años se están reduciendo las hectáreas de viñedo en la Unión Europea, a causa de medidas como la prima por abandono definitivo". Sin embargo, según refrendan los datos de la OIV, la producción mundial se mantiene, e incluso se incrementa levemente, gracias a países emergentes en la cultura de la viña, como pueden ser Rusia, Nueva Zelanda, Argentina o Rumanía.

A continuación, el Director General expuso a los asistentes la evolución de los niveles de consumo de vino. En su opinión "en los países tradicionales, como los de la Europa de los 15, el vino paga la cuenta del alcoholismo que causan otras bebidas". Así, el consumo vinícola se redujo durante 2008 especialmente en Italia, Francia, Alemania, Grecia y España. Sin embargo, "a pesar de la erosión de la demanda mundial, las nuevas esperanzas son países como Australia, Nueva Zelanda, Chile y especialmente Brasil y Sudáfrica; en este último país, los negros se están iniciando en el consumo de vino, una bebida tradicionalmente vinculada a los blancos".

La exportación; el futuro

Para terminar, Federico Castelluci ha indicado que el futuro del vino es la exportación. "El vino es el producto que más viaja, y de hecho, los datos de la exportación se incrementan cada año. En 2008 representaban el 37% del consumo mundial, frente a un 18% al inicio de la década de los ochenta y a un 35% en 2006".

En este aspecto, Italia es el mayor exportador, seguido de España y Francia (que reduce su volumen de exportaciones). Castelluci, no obstante, afirma que "es necesario crear un sistema de exportaciones más eficaz", y fija a China y la India como destinos interesantes. "En la India", indica el italiano, "se concentran el 30% de los consumidores de bebidas alcohólicas, pero tan solo un 6% consume vino. Abrir nuevos mercados debe ser una de las prioridades en tiempos de crisis como el actual, pero sin olvidar los fortines clásicos del vino".

Volver