Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Caballero Bonald, Grandes, García Montero y Rioyo analizan las íntimas conexiones entre el vino, la literatura, la vida y la propia esencia humana

El escritor y periodista Manuel Juliá coordinó la mesa redonda 'Vino y Literatura' ante una sala abarrotada de público en FENAVIN

05.05.2009 | 

La mesa redonda `Vino y Literatura´, en la que han participado escritores y periodistas de la talla de José Manuel Caballero Bonald, Almudena Grandes, Luis García Montero, Javier Rioyo y el propio moderador de la mesa, Manuel Juliá, se ha convertido esta tarde en un lugar de celebración de la vida, la amistad y, por ende, de las estrechas conexiones entre el vino, el gran protagonista de FENAVIN, y la literatura.

Juliá inició la mesa haciendo un recorrido por los nexos históricos y eternos entre vino y literatura. "Desde la Biblia hasta Shakespeare, la presencia del vino es una constante en distintos textos", como reconoció para repasar después el importante curriculum de los presentes.

Caballero Bonald puso en Berceo el punto de partida de la estrecha relación entre vino y literatura "pues ya hablaba de la excelente compañía de un buen vino para cualquier camino a emprender". El escritor jerezano aseguró que entendía "de mala manera" la vida sin vino. A su juicio, ambos conceptos, "son dos canales de una misma corriente ".

Por su parte, la reconocida escritora Almudena Grandes inició su intervención manifestando su convicción en que "es malo tener el vino como compañero sistemático de trabajo". Para la autora de grandes libros como "Las edades de Lulú" o "Malena es un nombre de tango", la lectura de 'La Odisea' de Homero fue la primera conexión entre las dos protagonistas de la mesa.

El gran poeta granadino Luis García Montero, que intervino tras Grandes, ha asegurado que "el vino es una presencia en la vida que viene de muy antiguo y la literatura es una negociación con la vida, por lo que su relación es estrecha desde siempre". Además, se muestra convencido de que "a la gente que le gusta el vino le puedes prestar tu confianza porque suele ser sincera".

El periodista Javier Rioyo afirmó, por su parte, en sus primeras palabras, que "sin vino no existiría Jerez y, por tanto Bonald; sin el vino no existiría La Mancha y sin nuestra afición al vino, no existiría nuestra amistad", haciendo referencia al vínculo de unión entre los componentes de la mesa.

Para este escritor y periodista, el vino es un vehículo para la amistad y las relaciones humanas y no se imagina "un pueblo sin vino".

Juliá cerró la mesa recordando que el mejor prescriptor de vino es Cervantes a través del propio Sancho Panza, y recordó el pasaje de 'El Quijote' y la conversación entre éste y el supuesto escudero del Caballero del Bosque, donde Sancho, tras quince minutos mirando las estrellas bebiendo, comentó exaltado: "Hi de puta, bellaco y cómo es católico. Pero dígame señor, por el siglo que más quisiere: ¿este vino es de Ciudad Real?".

Volver