Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Paul Wagner ofrece en FENAVIN una visión certera y pragmática del mercado de vinos estadounidense

El presidente de Balzac Communications & Marketing proporciona algunas de las principales claves para afrontar con éxito la exportación al mercado americano

05.05.2009 | 

Resulta evidente que el experto estadounidense dispone no solo de numerosos datos y amplia información sobre la realidad vinícola estadounidense, sino también de la experiencia necesaria para extractar de todo ello lo más significativo y ponerlo claramente de relieve.

Su exposición, además de entretenida y dinámica, y no por ello menos seria, ha comenzado con una descripción básica del mercado norteamericano, un mercado que crece de forma constante desde 1996 -incluso a pesar de la actual crisis, pues se ha incrementado un 6,4% en los tres primeros meses de 2009-, y en el que el 13% de los consumidores se beben el 86% de las botellas.

A esto hay que añadir que la escasa cosecha de 2008 ha obligado a los importadores a buscar vinos fuera del país para satisfacer la demanda, que la población aumenta en Estados Unidos, al igual qe lo hace consumo de vino per cápita; y que hay una generación, llamada 'Generación del Milenio', a la que pertenecen unos 70 millones de jóvenes que están mucho más interesados en el vino que las generaciones precedentes.

Otros datos no menores hacen referencia a que en Estados Unidos se comercializan no menos de 60.000 etiquetas. O a que en la mayoría de los estados hay solo dos o tres importadores relevantes, que manejan entre 1.000 y 5.000 marcas, y cuyos agentes comerciales visitan una media de 10-15 clientes cada día.

La primera conclusión de Wagner es que la competencia es abrumadora, por lo que la necesidad de buscar alguna característica diferenciadora es imperativa. La segunda, y quizá más importante, es que hay que entender mucho mejor al consumidor: "Nadie te enseña que música tienes que escuchar, ni te explica qué tipo de cuerdas usa el guitarrista. Simplemente, escuchas lo que te gusta", afirma Wagner, y asegura que lo mismo habría que hacer con el vino.

El experto asegura que, del mismo modo, habrá que cambiar la forma en que en Europa se enfoca el enoturismo, y concede mucha importancia a la venta por Internet como una buena alternativa para bodegas pequeñas.

Volver