Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

La mayor región vinícola del mundo, Castilla-La Mancha, presenta sus vinos a importadores y periodistas extranjeros

Charlie Arturaola, reconocido sumiller y consutor de vinos, dirige una cata comentada de algunos de los nuevos vinos representativos de la región

05.05.2009 | 

Organizadas por el IPEX (Instituto de Promoción Exterior de Castilla-La Mancha), a lo largo de la Feria Nacional del Vino tendrán lugar diferentes catas de vinos que definen el actual nivel de calidad y la diversidad de las elaboraciones que hoy en día se hacen en la región castellano-manchega.

Estas sesiones, de hora y media de duración e impartidas en inglés, a mitad de camino entre la cata profesional y la conferencia, se dirijen fundamentalmente a periodistas e importadores extranjeros de modo que puedan tomar contacto inmediato con la realidad vinícola del siglo XXI en Castilla-La Mancha. El verbo fácil y ameno de Charlie Arturaola - sumiller senior en Estados Unidos-, y su profundo conocimiento de uvas y vinos, facilitará en gran medida el cumplimiento del objetivo de estas actividades: crear una imagen moderna y competitiva en el exterior de los actuales vinos castellano-manchegos.

La primera de estás catas-conferencia ha tenido carácter de presentación general, y en ella se han degustado seis vinos de tres de las nueve denominacines de origen que acoge a región. Charlie Arturaola ha comenzado la exposición describiendo los grandes rasgos de la realidad vinícola castellano-manchega, una realidad que ha cambiado mucho en los últimos años. A las variedades propias -Cencibel, Airén, Monastrell, Garnacha...- se han sumado con notable éxito las foráneas Cabernet Sauvignon, Sirah o Petit Verdot. Igualmente, varios importantes grupos bodegueros de otras zonas de España se han asentado en la región, buscando uva de calidad y nuevas posibilidades de elaboración. A las nueve denominacines de origen ya citadas se han añadido cuatro Vinos de Pago. Y el establecimiento, hace una década, del sello de calidad Vinos de la Tierra de Castilla ha supuesto un enorme estímulo para la exportación.

La principal conclusión para Arturaola es que Castilla-La Mancha tiene mucho que ofrecer. Para demostrarlo ha invitado a los presentes ha catar seis vinos, en su mayoría procedentes de bodegas pequeñas, e incluso alguno de ellos recién salido al mercado. Se trata de 'Añil', de Vinícola del Tomelloso (Macabeo, D.O. La Mancha), 'Vidal del Saz', de Bodegas del Saz (Verdejo, D.O. La Mancha), 'Ovidio', de Bodegas Bernal García-Chicote (Tempranillo 'peludo', D. O. La Mancha), 'Dominio de Ontur', de Bodega San José (Monastrell, D.O. Jumilla), 'Zagarrón', de Nuestra Señora de Manjavacas Sociedad Cooperativa (Tempranillo y Petit Verdot, D. O. La Mancha) y 'La Huella de Adarás 2007', de Bodegas Almanseñas S.L. (Garnacha Tintorera, Monastrell y Sirah, D.O. Almansa). Dos blancos y cuatro tintos que han convencido a los asistentes de la calidad y la gran riqueza vinícola de Castilla-La Mancha, perfectamente capaz de ofrecer vinos extraordinariamente competitivos en un mercado cada vez más global.

Volver