Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

El periodista y blogger Robin Goldstein aboga por la cata ciega para garantizar las críticas honestas de un vino

Para probar sus teorías, inventó un restaurante ficticio con cuya carta de vinos consiguió el verano pasado un prestigioso premio

05.05.2009 | 

El periodista y blogger estadounidense Robin Goldstein ha asistido a FENAVIN para apostar por la cata ciega como única forma honesta de valorar un vino y realizar su crítica, evitando que ocurra lo que, según él, es habitual: "catamos un vino, pero también lo que sabemos de él".

Goldstein, que estudió neurología en Harvard y es licenciado en derecho por la Universidad de Yale, asegura que sus investigaciones en el mundo del vino le han llevado nuevamente al campo de la neurología para estudiar lo que denomina el "efecto placebo o el sabor del dinero", esto es, que un vino nos resulte mejor o peor en función de las características que previamente conocemos de él, como el precio, la añada, el tipo de uva o el terruño, entre otras. "Es practicamente imposible saber en una cata que no es ciega cual es el sabor del vino y cual el del dinero", concluye.

El nombre de Goldstein se hizo mundialmente conocido en el mundo del vino tras ganar en 2008 el premio 'Award of Excellence', un reconocimiento que la prestigiosa revista Wine Spectator otorga a las mejores cartas de vino de restaurantes. Goldstein inscribió en la competición la 'Lista de Vinos de Reserva' del restaurante milanés 'Osteria L'Intrepido'. Dicha lista estaba compuesta en su mayoría por vinos italianos calificados con bajas puntaciones en Wine Spectator a lo largo de los últimos años.

Como él mismo puntualiza: "Lo interesante no es tanto que la propia lista recibiera, aparentemente, tan poca atención. El punto central es que el restaurante ni siquiera existía. No hay ningún restaurante en Milán llamado 'Osteria L'Intrepido'". La conclusión es demoledora: "Es muy improbable que esta haya sido la primera Carta de Vinos presentada al premio que no refleje con exactitud el contenido de la bodega de un restaurante".

Robin Goldstein matiza que no está en contra de los críticos de vino ni de los vinos caros, como algunos medios de comunicación han asegurado de forma simplista, sino de quienes hacen crítica de los vinos a etiqueta vista y percibiendo por ello dinero o publicidad. Esta forma de actuar perjudica a buenos vinos de denominaciones de origen modestas y premia a vinos mediocres de denominaciones de origen más conocidas, asegura.

La cata-doble ciega, "un método único y exclusivo para evaluar un vino correctamente"

Todas estas razones son las que han llevado a Goldstein a proponer una nueva forma de evaluar los vinos. Es el 'Honest Wine Movement' ('Movimiento por el Vino Honesto'), que predica la cata doble-ciega como método único y exclusivo para una correcta evaluación. Una metodología que implica que el catador no conozca ningún detalle previo (ni siquiera región de origen o añada), para que la puntuación resultante sea honesta y pueda determinar un precio justo en el mercado. Para evitar que, según Goldstein, el consumidor esté desamparado y los precios de los vinos no reflejen la realidad del mercado, se ha concebido ese sistema.

Goldstein ha llevado a cabo una profunda investigación en varios países que demuestra que, en cata ciega, los expertos no necesariamente evalúan mejor los vinos caros que los vinos baratos. Y asegura que hay evidencias científicas que apuntan al hecho de que la percepción tanto de expertos como de noveles se ve alterada, involuntariamente, por la expectativa de que la botella a catar contenga un vino caro.

Volver