Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Javier Rioyo, Almudena Grandes, Luis García Montero y José Manuel Caballero Bonald analizarán la estrecha y eterna relación entre vino y literatura

Almudena Grandes y Luis García Montero

Almudena Grandes y Luis García Montero

El escritor y periodista Manuel Juliá coordinará la mesa redonda 'Vino y Literatura', que se celebrará el martes, 5 de mayo, a las 18 horas

02.05.2009 | 

La relación entre el vino y la poesía viene desde el principio, desde el primer poema de lengua castellana, "donde Gonzalo de Berceo ya hablaba de la excelente compañía de un buen vino para cualquier camino a emprender". Así lo afirma el escritor José Manuel Caballero Bonald, Premio Nacional de Poesía en 2006, y uno de los participantes de la mesa redonda "Vino y Literatura", en la que el periodista y escritor Manuel Juliá ha logrado reunir al también escritor y columnista de El País Javier Rioyo y a los escritores Almudena Grandes y Luis García Montero, en una de las propuestas más atractivas de la programación de actividades de FENAVIN, que abrirá sus puertas el próximo día 5 de mayo en el pabellón ferial de Ciudad Real.

En palabras de Bonald, "el vino ha estado siempre muy presente en la historia de la literatura, como elogio y como parte muy importante de la cultura". A su juicio "son dos canales de una misma corriente vital". Para este escritor jerezano nacido en el año 26 del pasado siglo XX, el vino es un alimento real que consume, "pero también es un elemento del espíritu, indispensable para un goce de la vida pleno".

En su opinión, las nuevas generaciones viven "una degradación del consumo noble del vino en el 'botellón, aunque es una diversión legítima, pero lo cierto -reconoce con pesar- es que se ha perdido el concepto estético del vino como belleza y plenitud".

Respecto a FENAVIN, se muestra impaciente por acudir a una Feria en la que quiere probar vinos nuevos, porque se están haciendo buenos vinos en todas las zonas de la Península, pero tiene especial curiosidad por los que se hacen en la zona de La Mancha, "un lugar donde sé que se crean vinos espléndidos por lo que espero que alguien me ayude a descubrirlos allí".

Por su parte, el escritor y columnista de El País Javier Rioyo cree que "el vino está tan unido al principio de la literatura, que son indisociables: está en la mitología, en la Biblia, en el primer castellano...Recorre nuestra cultura oral, pintada, escrita, mitológica...", añade.

Para Rioyo, "el vino ayuda a la evasión, a la comunión entre los hombres, es un elemento que nos ayuda a estar más relajados, más alegres, a sentir que tenemos menos problemas...La búsqueda del placer es innata en los seres humanos y el vino está directamente relacionada con ella", afirma.

En cuanto a FENAVIN, el escritor, que la conoce desde su segunda edición, opina que "es una feria importante y tiene una gran capacidad para generar negocio y dar a conocer nuevos vinos cada dos años". A su juicio, ya se ha roto la idea de que sólo dos comunidades tienen buen vino. "Ahora -reconoce- ya se hace buen vino en muchos lugares de España, incluso luchando contra la naturaleza, en muchos casos". Durante su visita a la Feria tiene previsto "no sólo disfrutar del placer de tomar buenos vinos que ya conozco, sino, por supuesto, descubrir otros".

Por su parte, otro de los participantes en la mesa, el gran poeta granadino Luis García Montero, asegura que "el vino es una presencia en la vida que viene de muy antiguo y la literatura es una negociación con la vida, por lo que su relación es estrecha desde siempre". A su juicio, "el vino se convierte fácilmente en metáfora tanto en momentos de crisis, como pueden ser las Rimas de Bécquer, o en metáfora de la felicidad y el optimismo, como ocurre en la poesía del siglo XVIII, en José Cadalso, Meléndez Valdés o, más cerca en obras como "Poema al vino", de Borges".

Y su opinión del vino no difiere mucho de esta última perspectiva, "puesto que es una invitación a la felicidad". A su juicio, "la gente que parecía el buen vino aprecia la vida y esa es la gran dignidad del ser humano", sentencia.

Respecto a qué espera de FENAVIN, su respuesta es contundente: "Compartir con amigos impresiones sobre la literatura y tomarnos una copa a la salud, precisamente, de la literatura y del vino".

Almudena Grandes: "No concibo dos personajes seduciéndose con copas de agua, sí con tintos"

La escritora Almudena Grandes también forma parte de la mesa redonda "Literatura y Vino", relación que se muestra convencida existe desde que "Noé se emborrachó, porque el vino ha ejercido de objeto y sujeto de la literatura, de forma que muchos escritores han sido grandes bebedores de vino y grandes escritores".

En todos sus libros los personajes se relacionan con vino. "No puedo concebir que dos personajes se sedujeran con sendas copas de agua", asegura, por eso en casa de esta licenciada universitaria en Geografía e Historia "se bebe tinto en las comidas, por los placeres asociados al vino, además del que el mismo vino produce".

La autora de novelas tan conocidas como "Las Edades de Lúlu", "Malena, nombre de Tango", "Te llamaré viernes" o "El Corazón Helado" (elegido Mejor Libro del año 2008), se inclina, sin duda, por los tintos. "Soy de las que piensan que el mejor vino blanco es un tinto". Al tiempo que se considera muy patriota con sus preferencias vinícolas: "A mí el vino de España me parece el de mejor relación calidad/precio del mundo".

Y elige vinos de aquellas zonas que tienen clima específico benefactor para el cultivo como Castilla-La Mancha, Rioja, Ribera del Duero, entre otras. "Los vinos de estas zonas productoras me parecen más interesantes porque es un cultivo tratado de forma más natural, sin apenas química, como a mí me gustan", dice la también articulista del diario El País.

Aunque no ha visitado antes Fenavin, la idea de la Feria Nacional del Vino, que coincide con su 49 cumpleaños, le encanta: "Me parece no sólo muy lógica que España protagonice una feria tan importante como ésta, sino que fomente la cultura del vino con ella". Y califica de "encuentro familiar que puede resultar muy entretenida" su mesa redonda porque "Caballero Bonald, Javier Rioyo y Luis García Montero son como de la familia", termina diciendo.

Volver