Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

FENAVIN y ONCE organizan una novedosa cata para ciegos durante la feria

El presidente de la Asociación Madrileña de Sumilleres, Luis García de la Navarra, será el encargado de dirigirla

20.04.2009 | 

La cata, sin duda, es un mundo de sensaciones en la que entran en juego tres sentidos: la vista, el olfato y el gusto. ¿Pero qué pasa si falta el primer sentido? La V Feria Nacional del Vino de Ciudad Real FENAVIN 2009, en colaboración con la ONCE, ha programado una original degustación llamada "Cata para ciegos" el miércoles 6 de mayo a las 10.30 horas.

Con la importante colaboración de la Organización Nacional de Ciegos en Ciudad Real, una veintena de personas catarán esta edición de la Feria Nacional del Vino de ocho a diez vinos de prestigio castellano-manchegos, en una iniciativa que dirigirá Luis García de la Navarra, presidente de la Asociación Madrileña de Sumilleres y sumiller del restaurante madrileño Aldaba.

"Se trata hacer un juego de palabras con el término Cata a ciegas, que habitualmente se utiliza para estas degustaciones, en las que los tres sentidos principales juegan un importante papel, como son el olfato, el gusto y la vista, por nuestra característica especial de falta de vista, decidimos que por qué no hacer una cata para ciegos, en el que descubrir nuevas sensaciones olfativas centradas en el gusto y el olfato, que no en la vista", explica Cristino Ortuño, director de la agencia de la ONCE en Ciudad Real.

Cristino Ortuño se muestra muy ilusionado con la idea, "tenemos el resto de los sentidos más desarrollados, por eso captamos nuevos aromas, y descubrimos más gustos en boca que se le puede escapar a un catador que no sea invidente", y comenta que este tipo de experiencias ya se han probado en alguna ocasión y han resultado muy interesantes, al tiempo que se pregunta que "por qué un ciego no puede ser sumiller profesional en el futuro, todo es cuestión de aficionarse".

El vino como alimento saludable no es exclusivo de nadie, y está abierto a todo tipo de colectivos. La ONCE ha organizado algunas pruebas piloto de catas de vino y de cava para invidentes en colaboración con algunas importantes bodegas, e incluso alguna de ellas estudia traducir al braille datos para facilitar los recorridos turísticos de sus bodegas.

Volver