Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Pau Roca, secretario general de la FEV: "El sector del vino español necesita una feria nacional y FENAVIN es la nuestra"

Pau Roca, secretario general de la FEV (Federación Española del Vino)

Pau Roca, secretario general de la FEV (Federación Española del Vino)

Durante un encuentro con el director de la Feria, Manuel Juliá, Roca anunció la firma de un convenio con FENAVIN para dar un impulso definitivo al consumo moderado de vino en España

15.02.2009 | 

Pau Roca, máximo responsable de la Federación Española del Vino, se mostraba escéptico cuando le presentaron, allá por el año 2000, la 'carta de navegación' de la Feria Nacional del Vino, FENAVIN. Hoy, nueve años después, Roca se ha convertido en un auténtico convencido de las virtudes de una feria que define como "la que necesitaba el sector del vino español", una confianza que ratificará en fechas próximas con la firma de un convenio con la organización ferial para comenzar una de las grandes batallas que debe afrontar el sector: el impulso del consumo moderado del vino como solución a un problema de salud pública como es el alcoholismo y, de paso, el comienzo de la recuperación de un mercado interno en franco retroceso.
Pau Roca, durante un encuentro en Ciudad Real con Manuel Juliá, director de la Feria, valoró hace unos días las buenas perspectivas para la quinta edición de FENAVIN, además de repasar las distintas amenazas que acechan al sector del vino.

1. Sinceramente, ¿qué pensó la primera vez que le hablaron de FENAVIN?
Lo primero que pensé cuando Manuel Juliá me habló de ella es que había muchas ferias, una competencia enorme. Lo cierto es que pensé que iba a ser algo local, un tenderete, un mercadillo…

2. ¿Y cómo ve la Feria, cuatro ediciones después, y a punto de arrancar la quinta?
Lo cierto es que el sector del vino necesita una feria del vino español; es más, cada país debe tener su feria nacional y FENAVIN es la nuestra. Desde la Federación Española del Vino apostamos por ella.

3. ¿Cuáles son los principales retos del sector del vino en esta coyuntura económica desfavorable?
El consumo es el principal problema y es que 18 litros por habitante y año no es nada. Somos un país tremendamente productor en el que el consumo es mínimo.
Otro de nuestros principales problemas son los ataques de la política sanitaria, por encuadrar al vino con los mismos parámetros que el resto de bebidas. Y el vino tiene su propia respuesta al problema del alcohol. De hecho, FENAVIN puede ser la plataforma ideal y neutral, el escaparate perfecto para lanzar el mensaje de que hay que consumir vino con moderación, y es que, de verdad, sólo se disfruta con moderación.

4. Precisamente, en esa línea de impulsar el consumo moderado del vino, la Federación Española del Vino presentó hace unas semanas el Código de autorregulación Publicitaria para el sector vinícola, ¿cómo se ha recibido entre los bodegueros?
Para lanzar este mensaje hemos diseñado un Programa para el Consumo de Vino con Moderación que tiene tres patas: un Consejo de Información del Vino, que es una gran plataforma científica que realmente evidencia las bondades de este consumo moderado; otra parte son los standard de comunicación europeos, mensajes de moderación (en concreto, el lema elegido es "El vino sólo se disfruta con moderación") y una conducta de las empresas sobre la comunicación comercial, que es lo que busca el Protocolo que citas. Y, en tercer, lugar hay un programa de educación al consumo y todo esto, en un sector con tantos actores y organizaciones obliga a establecer muchos convenios y acuerdos y el arranque va a ser FENAVIN, para no herir a nadie, pues nos da el espacio de neutralidad que necesitamos.

Creo que es importante comenzar a cerrar acuerdos a gran escala y el primero que cerraremos será con esta feria, que nos ofrece, reitero, un espacio virtual, ese abrazo desde el que se puede llegar a otro tipo de compromisos sin que se encuentre en un espacio físico o territorial muy definido. Es Ciudad Real, pero es un marco nacional. De modo que el vino puede ser una solución a los problemas sociales que genera el alcohol y es un mensaje que podemos enviar desde Ciudad Real.

Estos compromisos, en definitiva, deben buscar las fórmulas para relanzar el consumo en España y dar una solución a las políticas de salud pública.

5. Si hablamos de FENAVIN, ¿cuáles son sus retos fundamentales en esta edición?
Debe seguir dando buenos resultados un sistema que supone un servicio fantástico para los dos polos del negocio: por un lado, a los compradores, pues se ofrece algo atractivo y, por otro, los oferentes vienen porque, si no, se lo pierden. FENAVIN es ya una feria con un largo recorrido.Estamos hartos de ferias internacionales, que ya son tan 'monstruosas' donde la gente ya no se encuentra y sólo se venden metros cuadrados.
FENAVIN es muy cómoda, está muy cerca de Madrid, tiene un aeropuerto...Es una feria que está aquí, pero podría estar en otro sitio, y es muy atractiva porque no está congestionada. Si está la gente adecuada, ¿para qué necesitamos más?

6. ¿Qué consejos da a quienes vayan a participar en FENAVIN 2009?
Que tenga a la gente adecuada en el stand para que pueda tomar decisiones en el acto, para evitar que el comprador se decepcione al encontrarse a un azafato o azafata. Es la ocasión ideal para hablar de futuro, de compromisos. Debe haber gente con capacidad de decisión.

7. Pasemos ahora a hablar de cifras. ¿Cómo valora el acusado descenso del gasto de los establecimientos de restauración en vino, más de un 6% durante el año 2008? Son datos del Observatorio Español del Mercado del Vino.
Es un dato más, negativo, por supuesto, en la tendencia que se está viendo. En este caso, es una sustitución del consumo en restaurantes por el consumo doméstico. Especialmente están sufriendo los restaurantes de mayor calidad y precio. Y es que en España estamos muy mal, y lo que se salva un poco es el consumo en el canal alimentario.

8. Las exportaciones de vino español aumentaron durante los siete primeros meses de 2008, un 15% en valor y un 18% en volumen, aunque se ralentizó esta tendencia para cerrar el año. Es decir, son buenas cifras, pero ¿cree que nos estamos volcando demasiado en la venta de vinos al exterior y estamos olvidando el fomento del consumo y ventas internas? Lo cierto es que los vinos de Castilla-La Mancha no están demasiado presentes en el mercado español.
Debemos recuperar el mercado interno y no puede ser que tenga un nivel tan bajo interior cuando hay casi 60 millones de turistas que vienen a España cada año. Si descontamos eso, el consumo interior sería ridículo. Objetivamente no deberíamos tener un consumo tan bajo. Por otro lado, los países castigados con un consumo interior muy poco absorbente, como Bélgica u Holanda, en hortofrutícolas, por ejemplo, han sido los mejores en exportación. Han sido los primeros en espabilar, porque su mercado no era suficiente. El estar castigado por el mercado interior presupone un estímulo, y eso ha permitido en España salir bien fuera. Somos buenos exportadores y lo seguiremos siendo, pero ahora toca ver que España es un mercado interesante como objetivo, en los mismos términos que puede serlo un mercado de exportación. Tenemos que hacer el mismo esfuerzo que estamos haciendo con el resto de países, pero con España. Vamos a intentar que nuestro consumo interior comience a cambiar con buena distribución, con una colaboración de todo tipo de instituciones para empezar a educar a las nuevas generaciones en un consumo moderado, saludable, que tenga unas pautas de comportamieno que también sean garantía para que el gran problema del alcohol pueda ser solucionado a partir de un adecuado consumo del vino. Esto es un reto y supone una provocación, pero al mismo tiempo, yo creo que es la única forma de cambiar la situación.

En definitiva, el aumento del consumo del vino debe pasar por dar una solución al problema del alcohol, del 'botellón', del consumo de fin de semana... La solución no es la prohibición, es el consumo del vino con pautas razonables e inteligentes. A lo mejor hay que volver a las bebidas cortas en las espirituosas o hacer las cervezas más contenidas. Creo que ha habido un problema en la promoción de las bebidas espirituosas, se han pasado, pues el target ha sido demasiado joven, con un producto enmascarado con bebidas refrescantes.

9. Y ¿cómo imagina el sector en un plazo de cuatro años, con las medidas propuestas en la nueva OCM ya 'rodadas'?
Lo veo muy bien posicionado: tiene marcas, empresas de cierta dimensión, tiene un proceso de consolidación... Hay que ver cómo evoluciona la venta de Domecq Wines: ¿quién comprará la mayor empresa vitivinícola española?. Veo que tenemos más posibilidades que en Francia, más capacidad empresarial, fortalezas, en definitiva que nos diferencian con respecto al resto de producciones europeas. Somos un híbrido entre los países del nuevo mundo y la tradición de los vinos europeos.

Volver