Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

La profesionalización de la viticultura centro la primera jornada sobre “El vino: objetivo 2010”

Vicente Sánchez-Migallón, José Ramón Lisarrage, Diego Fernández Pons y Fernando Martínez de Toda

Vicente Sánchez-Migallón, José Ramón Lisarrage, Diego Fernández Pons y Fernando Martínez de Toda

Organizadas en FENAVIN 2003 por la Federación Española de Asociaciones de Enólogos

08.05.2003 | 

   La profesionalización de la viticultura y el control de sus costes centró la primera sesión de las jornadas sobre “El vino: objetivo 2010” que organiza la Federación Española de Asociaciones de Enólogos (FEAE) en la II Feria Nacional del Vino de Ciudad Real (FENAVIN-2003).

   Estas jornadas reúnen a expertos nacionales e internacionales, y sirven para debatir las tendencias del sector vitivinícola de cara a la próxima década en Ciudad Real, entre ellos a Félix Aguinaga, presidente de la Oficina Internacional de la Viña y el Vino; así como a Rafael de Michelena, miembro del comité consultivo del Vino de la Unión Europea, entre otros.

   Esta mañana se analizaron los costes de la viticultura y la profesionalización del agricultor en una mesa presidida por Vicente Sánchez-Migallón, presidente de FEAE.

   Fernando Martínez de Toda, catedrático de Viticultura de la Universidad de La Rioja, expuso las posibilidades de los costes de producción según cada cultivo y el mercado al que quiere dirigirse cada agricultor, es decir los tiempos de trabajo y costes de producción en función del sistema de conducción y el nivel de mecanización del viñedo. “Una ventaja de España es que tiene el coste de cultivo más bajo del mundo, en torno a 40 pesetas el kilo (hablando de una media de 8.000 kilos por hectárea) porque su producción es aún muy manual y poco mecanizada”, añadía.

   Para Martínez de Toda, la asignatura pendiente de los viticultores europeos es la mecanización de la poda, en lo que Australia nos saca ventaja, y que sólo se está experimentando en algunos lugares del país como en el Segre de Cataluña (Raimat).

   José Ramón Lissarrague, profesor de Viticultura de la Universidad Politécnica de Madrid, versó sobre la mejora de las estrategias de producción y manejo del viñedo, dejando claro que existen múltiples estrategias de planificación.

   Lissarrague considera que “hay que fomentar la investigación y el desarrollo de iniciativas que profundicen en este tema, tanto desde la iniciativa pública como privada, como ya se hace en Australia; así como se precisa incorporar profesionales al sector de formación reconocida”, pues no hay una estrategia única sino muchas posibilidades de alcanzar mejor el 2010.

Volver