Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Miguel Pardo, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la UCLM: "el cultivo de Castilla-la Mancha es un cultivo competitivo"

09.05.2007 | 

Miguel Pardo, Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Castilla-La Mancha y Ángela Triguero, profesora del área de Economía Española e Internacional de la misma Facultad han analizado "El viñedo de Castilla-La Mancha y la economía regional".

El también Doctor en Economía Aplicada y experto en economía regional ha hecho un recorrido histórico del viñedo en Castilla-La Mancha. "Hay que hacer llegar la idea de que los problemas de la economía regional no son nuevos, vienen desde hace siglos", ha destacado. También ha querido trasladar que la idea de que "el viñedo de Castilla-La Mancha es un viñedo sin futuro es equivocada, porque la empresa si es competitiva sale adelante".

Pardo ha analizado el viñedo y la dinámica económica del siglo XIV al XVIII, y ha destacado que "fue una economía basada fundamentalmente en la ganadería trashumante, agricultura de subsistencia y recuperación del viñedo como cultivo. Hasta 1750 en la economía agraria hubo roturaciones de tierras y expansión del cereal pero no del viñedo pese al alza de precios del vino. Las razones por la que se produjo fueron por la oposición de los ganaderos y por la falta de mano de obra especializada ante el atractivo de los empleos manufactureros en el mundo agrario", ha explicado. "Los vinos de Valdepeñas penetran en Madrid y la renta per cápita regional fue superior a la media española", ha añadido.

Entre 1870 y 1900 la economía era de un modelo agrario cerealista que se orientaba hacia el modelo tradicional de monocultivo de cereal, vid y olivo. La expansión del viñedo fue favorecida por la epidemia filoxérica en Francia; por la llegada en 1890 de la filoxera a Cataluña y Comunidad Valenciana y por la reducción de empleos manufactureros en el mundo agrario. También se constituye el primer paso hacia una agricultura capitalista de Castilla-La Mancha y se atenuó la gravedad de la crisis finisecular en el mundo rural.

Entre 1900 y 1936 prosigue la expansión pese a la recuperación de la producción francesa y la caída de precios del vino. La vid se convierte en el principal cultivo social de la región; se produce la modernización parcial de la industria vínica, centrada en el proceso pero no en el producto (baja calidad y escasa diversidad) y una creciente presencia en el mercado nacional y dependencia exterior del francés. Igualmente, se produce un débil movimiento asociativo de viticultores.

En 1942 se crea la Ley de Cooperativas que genera una rápida expansión del cooperativismo agrario. Se impulsa la mecanización y modernización de la agricultura regional, incluida la viticultura.

A partir de 1986 se produce un retroceso de la superficie vitícola, mejora de rendimientos, deterioro de las rentas y progresivo envejecimiento de los viticultores y un esfuerzo inversor en modernación tecnológica de instalaciones, con frecuencia sin paralelismo en la gestión organización y sin planificación estratégica para rentabilizarlas.

"La situación actual del cultivo regional en este año 2007 es que tenemos un cultivo competitivo. No tiene alternativa de reemplazo en Castilla-La Mamcha, ningún otro tiene tantos efectos de eslabonamiento reales y potenciales: por un lado hacia atrás: aprovisionamiento de inputs a la industria y hacia delante: restauración y turismo. El viñedo es un factor esencial para impulsar el desarrollo sostenible de Castilla-La Mancha en el siglo XXI", ha concluido.

DEBILIDADES Y AMENAZAS DE LA SITUACIÓN ACTUAL DE LA ECONOMÍA REGIONAL

Por su parte, Ángela Triguero, experta en economía agraria ha expuesto la cuarta etapa del análisis del viñedo en Castilla-La Mancha, mencionando las debilidades y amenazas que supone la situación actual.

La profesora también analizó la OCM del Vino; los efectos de ésta sobre la economía una vez aprobada y las alternativas que provocarán los efectos "desfavorables" para el viñedo. Asimismo, habló de los problemas del sector vitivinícola y cooperativo de la región.

Los expertos en economía regional y agraria debatieron por qué el cultivo del viñedo es cosustancial para la economía regional. Pardo expone tres razones: porque es el más competitivo y sin alternativas en una de las regiones menos desarrolladas de la UE; porque si a las consecuencias del cambio climático añadimos reducir el cultivo del sector agrario supondría efectos en la sostenibilidad social y económica de la región, y por último, a diferencia de otros cultivos agrarios, supone unos efectos que ofrecen oportunidades relacionadas con el turismo rural, recursos gastronómicos, etc.

Volver