Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Subhash Arora: "exportar en India debe ser algo más que hacer negocio, hace falta mucha pasión por el país"

Según el presidente del Club de Vino de Delhi hace falta persistencia, esfuerzo, gran control de los pagos y un buen análisis del mercado

09.05.2007 | 

El presidente del Club de Vino de Delhi, Subhash Arora durante la ponencia "La Paradoja India" en FENAVIN 2007 afirmaba que exportar en India debe ser algo más que hacer negocio ya que hace falta sentir mucha pasión por el país. Es necesario realizar un profundo análisis del mercado, mucho esfuerzo, mucha persistencia y un alto control de los pagos que debe realizar el importador.

Arora explicaba que "con una clase media de 250 millones de habitantes, una gran cantidad de indios tienen el perfil del consumidor que bebe vino como forma de vida; pero de los 200 millones de licores que beben, solamente cerca de 700.000 compran realmente vino".

"A pesar del crecimiento anual del excedente del 25% y de que el gobierno anunció las importaciones libres del vino y de los alcoholes, en los últimos cuatro años el indio medio todavía consume menos de una cucharadita de vino por año. Los aranceles, localmente conocidos como aduanas, fueron impuestos aproximadamente del 260% en una botella, incluyendo un deber compensatorio que marginalmente favoreció los vinos más tasados", revela el presidente del Club de Vinos de Delhi. Ésta es la paradoja india.

Asimismo, comentaba que "la distribución del vino es dictada en gran parte por las ventas y suprime la política de cada estado. Los estados no prohíben solamente la autonomía en formular la política para la venta del vino y alcohol, también tienen poderes fiscales de imponer tasas adicionales. Los 28 estados y siete territorios de la unión funcionan individualmente y formulan su política independientemente. En Delhi, por ejemplo, una tasa de 150Rs por botella (3 Euros) se impone en cada botella vendida a los restaurantes independientemente del coste o de la calidad. Por otra parte, el distribuidor debe depositar un registro de la etiqueta en una carga anual de 5.000 - 10.000Rs (90-180 Euros)".

La India ha sido predominantemente un país que no bebía e incluso ha encajado este principio en la constitución. Aunque la edad de votación fue reducida a los 18 hace algunos años, la edad legal para beber sigue siendo 25 en un país que consume 120 millones de cajas de whisky, vodka, cerveza y otras bebidas alcohólicas, es la Paradoja India", indica Arora.

Asimismo, expone que "el mercado se amplía un 30% para vino importado y un 35% para el doméstico. En 10 años el mercado podría ser doce veces el tamaño de hoy, alcanzando 60 millones de litros, y los vinos importados podrán ganar cuota de mercado mientras se bajan las tasas". El nivel de consumo indio para los artículos de lujo favorcerá al vino y es interesante para los exportadores españoles introducirse en India atendiendo a variables como el precio que debe ser razonable en vinos de alta calidad.

Emprender una misión comercial en la India rentable pasa por entender que es un mercado a largo plazo que necesita persistencia y en el que es recomendable asociarse con los importadores para que conozcan nuestra marca y puedan darla a conocer, y eso requiere de mucho tiempo. Es aconsejable tener una presencia física continuada en el país participando en ferias comerciales sin pensar el gasto que suponen; hay que ir con ilusión. Para Arora, "Introducir los vinos en India es una oportunidad dorada que depende, además de la suerte, del esfuerzo empleado. Sobre todo Arora recomienda disfrutar plenamente con el proceso de comercializar allí.

Volver