Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

El arquitecto Diego Peris presenta en FENAVIN el libro "arquitectura y cultura del vino en Castilla-la Mancha"

Ha asistido el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, el secretario general del MAPA, Josep Puxeu, y el presidente y el coordinador institucional de FENAVIN, Nemesio de Lara y Ángel Amador, respectivamente

09.05.2007 | 

El arquitecto Diego Peris, director de la Oficina de Gestión de Infraestructuras de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), ha presentado esta tarde en la Feria Nacional del Vino, acompañado por el presidente de la comunidad autónoma, José María Barreda, el libro "Arquitectura y Cultura del Vino en Castilla-La Mancha', una obra que presenta una realidad de importancia excepcional que ha configurado una arquitectura y un paisaje en la región. Al acto también han asistido el presidente y el coordinador institucional de FENAVIN, Nemesio de Lara y Ángel Amador, respectivamente.

Barreda ha indicado, antes de referirse a la obra y a la persona de Peris, que cada vez que escucha la opinión de un expositor e, incluso, la del secretario general del Ministerio de Agricultura, Josep Puxeu, presente también en el acto, sobre la feria le llena de satisfacción "porque realmente FENAVIN es una gran idea, como destacamos el día de la inauguración".

Barreda ha dicho que el vino para Castilla-La Mancha es un sector estratégico que tiene una importancia social, histórica, cultural y medioambiental. "Mueve mucho dinero y es muy grande la importancia que tiene. Es importante desde el punto de vista social y demográfico", ha añadido.

Con respecto al libro, Barreda ha recomendado su lectura. "Va a gustar al público en general, pero muy particularmente al sector, porque se habla de todas las bodegas. E, incluso, hay un capítulo dedicado al diseño del mundo del vino", ha comentado.

Peris, por su parte, ha realizado un recorrido por la arquitectura industrial y de alto valor patrimonial en el transcurso de una presentación en la que, además de su parte descriptiva, se pretende inducir a la reflexión sobre la necesidad de cuidar el espacio 'bodega', por dentro y por fuera, como valor de imagen y de marca, así como valorar estas construcciones que, junto con el viñedo, definen la realidad paisajística, histórica y humana de Castilla-La Mancha.

El libro comienza con el análisis de la importancia social, económica y cultural de la realidad vitivinícola castellano-manchega y de la arquitectura que ha generado. La viña, el territorio y el tiempo, los viñedos de la Mancha y las denominaciones de origen son los tres capítulos de la primera parte que estructuran la información sobre la relevancia del vino en esta región.

A partir de esta introducción Peris hace un recorrido por Castilla-La Mancha siguiendo el orden de las denominaciones de origen: Almansa, Jumilla, La Mancha (en sus zonas en las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo), Manchuela, Méntrida, Mondéjar, Ribera del Júcar, Uclés y Valdepeñas. En un apartado final se presentan los vinos de pago, con las denominaciones de fincas específicas existentes en Castilla-La Mancha (Guijoso, Finca Élez, Dehesa del Carrizal y Dominio de Valdepusa).

El recorrido se realiza municipio a municipio y en cada uno de ellos se describen las bodegas con su arquitectura, sus estructuras construidas y su organización en el entorno urbano. Se sitúa cada una de las bodegas en el contexto de las ciudades en las que se inscriben y se analiza su realidad y su evolución histórica. En la mayor parte de ellas se acompaña la descripción con fotografías de las bodegas; y en casos singulares, con planos de las mismas, ya se trate de edificios históricos o de bodegas de arquitectura actual significativa.

Se recorren así más de doscientas bodegas, de muy diferentes características: las bodegas históricas antiguas, las construcciones de finales del siglo XIX, el auge de las cooperativas de mediados del siglo XX y las modernas construcciones actuales, ya sea de arquitecturas industriales o de bodegas de pago relacionadas con las fincas en las que se sitúan. La situación singular de las bodegas insertadas en la ciudad tienen un ejemplo excepcional en Valdepeñas, donde se estudia el plano de la ciudad con la inserción de las bodegas en la misma. Dos capítulos finales abordan brevemente otras construcciones singulares -como el Museo del Vino de Valdepeñas- para finalmente analizar el tema del diseño del vino.

Volver