Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

EL ALMA DEL VINO DE MANUEL JULIÁ, POR EMILIO GUTIÉRREZ CABA, CONCHA CUETOS, Mª JOSÉ GOYANES Y JOSÉ Mª ARCOS

08.05.2007 | 

Unos 300 asistentes acudieron al recital El Alma del Vino, escrito por el director de FENAVIN, Manuel Juliá, copa en mano bañada de un tinto joven tempranilo de la Fundación Tierra de Viñedos. Pusieron voz cuatro conocidos actores del mundo teatral: Emilio Gutiérrez Caba, Concha Cuetos, Mª José Goyanes y José Mª Arcos.

El alma del vino, según Juliá, "no es una antología de textos literarios que tienen como tema fundamental el vino. Esto, de manera brillante y desde diversas perspectivas, ya lo han hecho excelentes críticos literarios como Felipe B. Pedraza con la poesía de tema vitivinícola en el Jardín de Baco y Miguel Angel Muro Munilla, con una excelente y dcoumentadísima historia sobre el vino en la literatura denominada El cáliz de las letras".

Los textos de diversos autores que aparecen intercalados en El Alma del Vino se relacionan más con el impacto emocional que "me produjeron que con otra cualquier consideración de tipo académico", dice el director de FENAVIN en el prólogo del recital.

Juliá escribió este recital con el objetivo de que "el público asistente se integrara en una bella historia que tiene como protagonista a un fruto de la tierra, la uva y a la transformación de ésta en un líquido que llegó a conmover tanto a los humanos como para que, prácticamente en todas las culturas, fuera considerado como un regalo especial de los dioses o como un placer sólo digno de ellos".

La I parte de El alma del vino pretendió que los espectadores "realicen un viaje en el tiempo y sientan que lo que llamamos cultura del vino esté sostenida, de una manera histórica, en la lógica aspiración a la felicidad del ser humano…"

Quienes aman el vino disfrutaron con los textos recitados. Y lo hicieron, entre otras causas, "por la enorme calidad de los rapsodas, figuras de la escena nacional, y por la compañía pespunteada de textos de grandes sabios que aguardan en las paradas del viajes que he propuesto", finaliza Juliá.

Finalmente todos actores y asistentes brindaron por el vino.

Volver