Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Romero de Condés: "Tenemos que agradecer a las mujeres que lucharon por entrar en el mundo del vino y a los hombres que lo compartieron"

La Secretaria del Consejo de Administración de ARVAVITIS coordinó la mesa redonda Vino y Mujer, en la que han participado la sumiller Mª José Huertas, la periodista y catadora Cristina Rodríguez, y la presidenta de la Asociación de Mujeres Amantes del Vino de Alemania, Sidikka Michael

08.05.2007 | 

Otilia Romero de Condés, secretaria del Consejo de Administración de ARVAVITIS, ha coordinado al mediodía de hoy la mesa redonda Vino y Mujer, en la que han aportado su opinión de conocedoras del sector la sumiller Mª José Huertas, la periodista y catadora Cristina Rodríguez, y la presidenta de la Asociación de Mujeres Amantes del Vino de Alemania, Sidikka Michael.

Como ha resumido Romero de Condés, la mujer está incorporada al mundo del vino y es tan profesional como el hombre, "pero no podemos olvidarnos de agradecer su labor a las mujeres que lucharon por entrar en el mundo del vino y a los hombres que lo compartieron con ellas". Cristina Rodríguez explicó que en la última década el sector del vino ha registrado grandes cambios en lo tocante a la participación de la mujer. Históricamente ha pasado de tener prohibido beber o custodiar vino, e incluso entrar en las bodegas o participar en la recogida de la uva para vinos con fines religiosos, a ser enóloga, viticultora, la que compra el vino y lo bebe, la experta que lo aconseja, o la directora comercial. "Se ha pasado de algo anecdótico a una realidad patente: la mujer se incorpora al mundo del vino tanto como profesional como aficionada", indicó.

Por su parte, Mª José Huertas expuso su experiencia profesional, dedicada durante los últimos 9 años a su profesión de sumiller, como testigo de una evolución impresionante del sector del vino en todos los sentidos, y de forma paralela en lo tocante a la mujer. Huertas describió sus comienzos como "un poco duros" porque entraba en un mundo eminentemente masculino como era el de la hostelería, y en un área aún más restrictiva, como la de los vinos. Hoy por hoy, cada vez hay más mujeres en el sector, "que se han ido metiendo en todos los terrenos de forma muy rápida y fuerte".

Sidikka Michael representa a una asociación que aglutina a más de 300 miembros, todas ellas profesionales del sector vitivinícola, con el objetivo de facilitar a la mujer su participación y perfeccionamiento como profesional en el mundo del vino. Así, explicó, como la situación en Alemania no era más sencilla para las mujeres que en España se dedicaron a ofrecer formación, asesoramiento, viajes, contactos, catas a ciegas...todo ello de forma no comercial.

Similitudes y diferencias

Sobre si las mujeres elaboran vinos de forma diferente a los hombres, la conclusión fue un unánime 'no', basándose más en la profesionalidad, los concimientos o el buen hacer de cada uno, que en cuestiones de sexo. En cuanto a las posibles diferencias catando, Huertas mantuvo que las mujeres tienen más entrenado el sentido del olfato porque históricamente se han dedicado más a la cocina, han tratado más con cosméticos...lo que supone una ventaja inicial, pero no cree que conlleve una mayor o menor facilidad para la cata porque esta, en su opinión, "es cuestión de entrenamiento".

Michael mantivo que, por contra, sí es diferente el comportamiento de varones y mujeres a la hora de comprar. Ellas, considera, se plantean más el maridaje del vino con el plato y están más abiertas a los consejos de los expertos, sopesando la relación calidad-precio, mientras que ellos se rigen más por los premios o las puntuaciones de los vinos. Huertas ratificó que existen diferencias entre ambos sexos a la hora de consumir, explicando que la mujer joven se deja aconsejar y pregunta más, siendo cada vez más frecuente que sea un hombre quien consulte la carta y una mujer la que pruebe el vino.

Romero de Condés destacó especialmente en la charla el papel de la mujer "como eslabón cultural" a la hora de transmitir la cultura del vino a las generaciones venideras. Para Cristina Rodríguez es especialmente delicada la forma en que se comunique el vino y se explique su cultura a los más jóvenes, a lo que Mª José Huertas añadió que estamos acostumbrados a que el vino sea "una bebida de nuestros padres, pero a ellos nuestras abuelas les daban vino desde muy pequeños". Todas las ponentes estuvieron de acuerdo en que es necesario inculcar la cultura del vino, consumido con moderación, a los más jóvenes, y en que el mundo del vino "es una filosofía de vida".

La mesa redonda concluyó, "ya que siempre han brindado por nosotras" con un brindis de las asistentes a propuesta de Otilia Romero de Condés "por el vino y los amantes del vino".

Volver