Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

"Hay que socializar y popularizar el vino entre los jovenes y no maltratarlo con polémicas como la reciente"

El periodista José Ribagorda, en la mesa redonda "Cuestión de narices", dirigida por Lorenzo Díaz, con Custodio Zamarra, Ignacio de Miguel, Kasia Romanska y Mónica Muñoz

07.05.2007 | 

El sociólogo, periodista y escritor Lorenzo Díaz ha coordinado la mesa redonda "Cuestión de narices", en la que han aportado visiones tan distintas como enriquecedoras Custodio Zamarra, sumiller del restaurante Zalacaín de Madrid; José Ribagorda, jefe de los Servicios Informativos de fin de semana de Tele 5; Mónica Muñoz, editora de Mercados del Vino y la Distribución; Ignacio de Miguel, enólogo; y Kasia Romanska, sumiller. Ribagorda abogó por culturizar y socializar el vino entre los jóvenes, y no maltratarlo con polémicas como la que recientemente ha enfrentado al sector con el Gobierno central por la ley antialcohol.

Díaz ha abierto la mesa explicando que la revolución más importante que se ha registrado en los últimos tiempos es la de la cocina y los vinos. Para este experto, la evolución en el consumo y en la producción de vinos durante las pasadas décadas ha sido de gran relevancia, como ha corroborado Mónica Muñoz, la primera invitada en participar.

En opinión de Muñoz, el mercado global no espera a que los mercados estén preparados, y así el paso "de la frasca de Valdepeñas a otros vinos de mayor proyección era una evolución natural" por el incremento en la cultura del consumidor. Según la editora de Mercados del Vino y la Distribución la evolución pasa por que es el consumidor el que evoluciona y exige a los productores que hagan otro tanto.

Custodio Zamarra, "manchego que ejerce de tal en la Corte" y "sumiller cercano que se aleja de la cursilería", como le definió Lorenzo Díaz, ha dado fe del tremendo cambio ocurrido en la demanda de vinos por parte del consumidor durante los últimos 35 años. Y sobre el marco en el que se desarrollaba la mesa redonda, Fenavin, aseguró que "ha conseguido posicionarse como una de las ferias más importantes del mundo, tanto por organización como por número y calidad de bodegas participantes, como por las posibilidades que ofrece a estas últimas".

El afamado sumiller se mostró convencido, en respuesta a un test rápido al que le sometió Díaz, de que "si se hiciera una selección de los cien mejores vinos del mundo, sin lugar a dudas 25 serían españoles" y dio las claves de cómo es un vino de gran personalidad, en el que predomina el terruño de procedencia, la creación del enólogo, etc.

Acerca de Fenavin, Ignacio de Miguel explicó que está encantado de participar en actividades que ocurren alrededor de lo que es la feria en sí ya que, en su opnión, este tipo de eventos debe ofrecer otras posibilidades, independientemente de la importancia que tiene para las bodegas atraer compradores que les permitan abrir nuevos mercados. Según el enólogo, lo interesante de Fenavin es que se trata de una feria "que va hacia arriba" edición tras edición.

Para De Miguel los vinos ahora son mejores, porque se mira más al campo, y llamó la atención sobre el mercado, "queremos vender como antes, pero el consumidor ha cambiado", al tiempo que se mostraba convencido de que "hay vinos manchegos muy buenos a precios maravillosos".

Para Kasia Romanska, "dotada de un olfato extraordinario" a decir de Lorenzo Díaz, "la evolución del vino en España ha sido tan rápida que ha sorprendido". Y se mostró convencida de que el mejor crítico del vino es el consumidor, "el que paga".

José Ribagorda alabó los buenos vinos que dan muchos restaurantes castellano-manchegos como La Aguzadera de Valdepeñas, y se refirió al "tremendo ansia que tenemos todos los nacidos en los años sesenta, o menores de cincuenta años, por todo lo moderno , a veces desdeñando la tradición", quizá porque "somos jóvenes e inquietos y nos gustan las novedades, vinos más olorosos y sin tanto cuerpo".

El periodista televisivo comentó que hay que salvar las desavenencias entre el sector vitivinícola y el gobierno para que "el vino no sea motivo de polémica e injustamente tratado", por eso él, trata de favorecer la cultura del vino, desde sus informativos: "Hay que popularizar y socializar el vino de calidad, por ejemplo como hacen algunas tabernas de Madrid, donde se cuida mucho el maridaje y siempre están llenas de jóvenes de menos de treinta años".

Asimismo, se preguntaba "por qué nos vendemos tan mal en este país en cuanto a vino se refiere", mostrándose claramente descriptivo: "Viajé a Vietnam y me harté a beber vino de Chile".

Mónica Muñoz abogó por una mayor autoestima en el sector. "Creo que nosotros, en España, no nos creemos que podemos hacer, y hacemos, buenos vinos, creativos y originales, hemos de romper el molde y creer más en nosotros mismos".

Volver