Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Miguel Ángel Calama hablará, en FENAVIN 2007, de las actividades de una Caja Rural en su ámbito de influencia

Para este hombre de banca, uno de los principales objetivos de la Caja Rural de Ciudad real es "es evitar la exclusión financiera y social"

01.05.2007 | 

La Caja Rural de Ciudad Real forma parte del Grupo Caja Rural, uno de los principales grupos bancarios operantes actualmente en España, que cuenta con una gran solidez financiera y patrimonial. Las entidades pertenecientes al Grupo ofrecen a sus clientes una gama de productos y servicios y un nivel de calidad perfectamente comparables -y en ocasiones, superiores- a los de los principales bancos y cajas de ahorros españolas. A escala nacional, el Grupo Caja Rural en su conjunto cuenta con la mayor cuota de negocio en el sector de la banca (15%) y con nada menos que la cuarta parte de las oficinas.

Las Cajas Rurales tienen como finalidad la promoción de un grupo financiero de carácter privado y base cooperativa que, aunando sus esfuerzos y colaborando en un proyecto común, permita mejorar sus estructuras y organizaciones y garantice el futuro desarrollo de la banca cooperativa española, en beneficio de sus socios y clientes. Esta es una de las claves del concepto de 'caja rural'; Miguel Ángel Cálama -Director General de la Caja Rural de Ciudad Real y único conferenciante en esta actividad de FENAVIN 2007- las define como "sociedades de personas con intereses comunes", enfatizando la palabra 'personas'. La Caja Rural de Ciudad Real es, dentro de su ámbito, un verdadero referente en la empresa, en el comercio y en sectores tan relevantes para la economía provincial como el vino, el aceite, el cereal… en los que abunda la pequeña empresa.

Lo cierto es que las Cajas Rurales funcionan como cualquier banco o una caja de ahorros, pero atiende preferentemente a sus socios. Al ser el espíritu cooperativo uno de los pilares de estas instituciones, el procedimiento normal es hacerte primero socio y después cliente de tu caja rural.

Además, dentro del sistema bancario-financiero español, la competencia de las cajas rurales con otras entidades de carácter no cooperativo actúa como modulador de la competencia, contribuyendo a la estabilidad de precios y a la elevación de los niveles de calidad.

Miguel Ángel Cálama afirma con rotundidad que "uno de los principales objetivos de una caja rural, y de la de Ciudad Real en concreto, es evitar la llamada exclusión financiera y social". Mientras que bancos y cajas de ahorro no se establecen en territorios con poblaciones inferiores a los 5.000 habitantes, las Cajas Rurales sí lo hacen. Consiguen así, con su presencia sobre el terreno, apoyar el desarrollo productivo de los sectores menos favorecidos, realizando además una obvia labor social. Ese apoyo a la economía productiva se desarrolla a través de la promoción en tres frentes: talento, conocimiento y tecnología.

Volver