Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Marta Robles: “La relación entre el vino y la mujer es mucho más antigua de lo que el hombre sospecha”

Marta Robles

Marta Robles

La periodista, coordinadora del Foro Fenavin de este sábado, ha reconocido que los vinos de Castilla-La Mancha no dejan de sorprenderla

13.11.2002 | 

   La periodista Marta Robles ha declarado que “la relación entre el vino y la mujer es mucho más antigua de lo que el hombre sospecha, y pese a los impedimentos, que los varones han colocado entre las féminas y el líquido elemento, su encuentro no se ha podido evitar”.

   Ella va a coordinar el próximo Foro Fenavin “Metidos en el laberinto, lo mismo da blanco que tinto” que se celebrará en el Convento de Santa Clara de Alcázar de San Juan este sábado 16 de noviembre a las siete y media de la tarde.

   La popular comunicadora no se limitará a moderar a las periodistas Carmen Gurruchaga y Marisol Galdón, la escritora Carmen Posadas y la economista Petra Mateos, sino que también hará una pequeña alocución con anécdotas históricas y personales de esta relación.

   Marta Robles ha comentado que “la cercanía entre el vino y la mujer suele ser agradable y nada peligrosa”. “Es raro la mujer que pierde la cabeza con el vino como también lo es la que no nota la alegría que proporciona”, ha añadido.

VINOS BUENOS, MALOS Y GUSTOS DIFERENTES

   Ella se ha referido al título de este Foro Fenavin y ha señalado que “son pocos los momentos en los que da igual un vino que otro”. “Cuando se da esa circunstancia es porque ha habido demasiado vino en el ambiente, porque se requiere un vino, sea del color que sea, o porque los vinos blancos y tintos son tan igualmente excepcionales que no se puede alabar más a unos que a otros”, ha continuado explicando.

   A su juicio, “la elección del color del caldo depende mucho del estado de ánimo, del momento del día o del lugar en el que se esté, independientemente de los platos y sabores, que pueden marcar la necesidad de un vino blanco o un vinto tinto”.

   Marta Robles ha asegurado además que “no hay vinos más o menos apropiados para las mujeres sino sólo vinos buenos y malos y gustos diferentes” y ha reconocido que suele beber vino blanco en los aperitivos, excepto cuando son en el campo y llegan acompañados de los productos de la matanza. “En las comidas alterno blancos y tintos, aunque los primeros me resultan más suaves y me sientan mejor”, ha justificado.

VINOS DE CASTILLA-LA MANCHA, ESPLÉNDIDOS

   La periodista ha manifestado que los vinos de Castilla-La Mancha “no dejan de sorprenderme y eso que hasta hace poco eran casi desconocidos para mí”. “Hay algunos verdaderamente espléndidos, pero debo decir, que de los que conozco, prefiero los tintos a los blancos”, ha indicado.

   Ella está absolutamente segura del gran futuro que tienen porque la relación calidad-precio es excepcional. “Los vinos de Castilla-La Mancha, sobre los que hace algún tiempo pesaba una cierta leyenda negra que los rebajaba a vinos de segunda categoría, están encontrando su camino y su forma de expresión con la que dejan boquiabiertos a cuantos se acercan a ellos”, ha explicado.

   “Creo que ahora ya no se dejan avasallar por los vinos de otras zonas de España y van a dar mucho que hablar...¡y qué beber!!, ha exclamado.

   Con respecto al futuro de los vinos españoles, también se ha mostrado optimista. “Es algo que tendría que haber sucedido hace muchos años pero que no se producía precisamente, porque el sector vitivinícola no realizaba unos esfuerzos competitivos que son muy necesarios para ponerse a la altura del márketing internacional y no por falta de calidad de los españoles que son extraordinarios”, ha puntualizado.

   Marta Robles ha oído hablar muy bien de Fenavin aunque no estuvo presente en su primera edición. En su opinión, “se trata de un punto de encuentro del sector vitivinícola no sólo importante para la economía de nuestro país sino para nuestra tradición y nuestra cultura”.

Volver