Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Subhash Arora: "El indio medio todavía consume menos de una cucharadita de vino por año"

Según el presidente del Club de Vino de Delhi que hablará de "La Paradoja India" en FENAVIN 2007, que se celebra del 7 al 10 de mayo en el Pabellón Ferial de Ciudad Real

03.04.2007 | 

El presidente del Club de Vino de Delhi, Subhash Arora participará en FENAVIN 2007, Feria Nacional del Vino que se celebrará del 7 al 10 de mayo en el Pabellón Ferial de Ciudad Real, con la ponencia "La Paradoja India".

Arora explica que "con una clase media de 250 millones de habitantes, una gran cantidad de indios tienen el perfil del consumidor que bebe vino como forma de vida; pero solamente cerca de 700.000 compran realmente vino, comparándolo con los 200 millones de licores que beben, 300 millones los cuales fueron consumidos el año pasado".

Rues Sanjay Menon, el importador más apasionado y mejor informado de vino informa que "el año pasado fueron vendidos unos 5 millones de litros de vino, de los cuales 1.1 millones fueron importados. Ésta es la paradoja india".

"A pesar del crecimiento anual del excedente del 25% y de que el gobierno anunció las importaciones libres del vino y de los alcoholes, en los últimos cuatro años el indio medio todavía consume menos de una cucharadita de vino por año. Los aranceles, conocidos localmente como derechos de aduanas, fueron impuestos aproximadamente del 260% en una botella, incluyendo un deber compensatorio que marginalmente favoreció los vinos más tasados", revela el presidente del Club de Vinos de Delhi.

Asimismo, comenta que "la distribución del vino es dictada en gran parte por las ventas y suprime la política de cada estado. Los estados no prohíben solamente la autonomía en formular la política para la venta del vino y alcohol, también tienen poderes fiscales de imponer tasas adicionales. Los 28 estados y siete territorios de la unión funcionan individualmente y formulan su política independientemente. En Delhi, por ejemplo, una tasa de 150Rs por botella (3 Euros) se impone en cada botella vendida a los restaurantes independientemente del coste o de la calidad. Por otra parte, el distribuidor debe depositar un registro de la etiqueta en una carga anual de 5.000 - 10.000Rs (90-180 Euros)".

"El estado de Maharashtra cargó una vez una tasa de 100Rs (2 Euros) por litro para los vinos importados, pero aumentó a 200Rs (4 Euros) en 2005 para proteger su industria de vino doméstica. En Delhi las ventas a través de tiendas pequeñas y supermercados no fueron permitidas hasta hace dos años y la mucha política anunciada de permitir la venta de la cerveza y el vino a través de supermercados debe todavía ser puesta en ejecución", manifiesta.

Igualmente añade que "Mumbai y Bangalore son más progresivos respecto a esto, ya que permiten selectivamente tales ventas. La mayoría de los distribuidores presentan el vino al por menor, de forma pobre. En el conjunto de Delhi no hay un solo almacén con almacenaje apropiado de vino o un personal entrenado. Uno tiene que viajar a Gurgaon, una ciudad satélite habitada por la onda nueva, donde se puede localizar una tienda decente del vino".

Los vinos del Lake Forest Wines se sitúan en una de las alamedas de la nueva generación y se aprecia una buena selección de los vinos indios y californianos apilados correctamente en un ambiente con aire acondicionado. El propietario, Neeraj Sachdeva, que también posee dos almacenes en California, comenta: 'deseo ampliar mi lista, pero las leyes locales no permiten que almacene todos los vinos indios - y los precios cotizados por los vinos de los importadores son ridículamente altos ". Él importa sus vinos californianos directamente.

La India ha sido predominantemente un país que no bebía e incluso ha encajado este principio en la constitución. La sección 47 del principio directivo de la política del estado declara que "el estado se esforzará para causar la prohibición de la consumición - a excepción de propósitos medicinales - de bebidas intoxicables".

EL ALCOHOL, TABÚ PARA LA MAYORÍA DE LOS INDIOS

"Una mayoría de indios no sólo evita el alcohol, sino también lo considera tabú. No se hace ninguna distinción entre el vino, cerveza y licor. Aunque la edad de votación fue reducida a los 18 hace algunos años, la edad legal para beber sigue siendo 25. El gobierno tiene previsto reducirlo a 21. Esto, en un país que consume 120 millones de cajas de whisky, de vodka, de cerveza y de otras bebidas alcohólicas, es la Paradoja India", indica Arora.

Asimismo, expone que "el mercado se está ampliando un 30% para vino importado y un 35% para los vinos domésticos. Este crecimiento es no solamente sostenible, porque podría incluso ser conservador si las tasas fueran más bajas. En 10 años el mercado podría ser doce veces el tamaño de hoy, alcanzando 60 millones de litros, y los vinos importados están parados para ganar la cuota de mercado mientras que se bajan las tasas".

El presidente del Club de Vino de Delhi dice que "el número de los importadores que venden más de mil cajas al año se puede contar en los dedos de una mano, y los 60% de todas las importaciones son hechas por tan sólo tres compañías: Brindco, Sansula y Global Tax Free Traders. El otro 25% es compartido por diez más. El equilibrio es manejado por menos de treinta. No debe sorprendernos que los tres superiores son importadores del "viejo mundo", centrados una vez en el licor y un vino de adición como extensión natural del negocio. Son entendidos de la importación y las políticas de distribución y saben hacer juegos malabares a su manera a través de la maquinaria del gobierno. Además, han establecido un pilar importante agregando nuevos productores de vino a sus listas y asegurando sus impresiones de la etiqueta en las listas del vino".

Finalmente, señala que "la publicidad está prohibida en India. Por tanto, las promociones se limitan a Cenas de Vino y los advertorials (una mezcla entre publicidad y contenidos editoriales), en periódicos. Eventos como IFE la India en Delhi (la feria de Alimentos, Bebidas y Hospitalidad) y Vinitaly Mumbai son vehículos importantes para las encuestas sobre el mercado haciendo que los vinos sean probados por los clientes potenciales y esperanzadamente terminando la búsqueda para el importador adecuado".

Volver