Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

El Presidente de la diputación viaja a Japón para promocionar FENAVIN y su centro de negocios

Japón presenta grandes expectativas al vino de Castilla-La Mancha

Japón presenta grandes expectativas al vino de Castilla-La Mancha

El objetivo es el de dar a conocer la feria de 2003 y captar importadores de vino que compren y vendan vinos de Castilla-La Mancha y españoles

16.09.2002 | 

   El presidente de la Diputación Provincial de Ciudad Real, Nemesio de Lara, encabeza una delegación que viaja hoy a Japón hasta el sábado 21 de septiembre, con el objetivo de promocionar la Feria Nacional del Vino (Fenavin) en aquel país y captar importadores de vino que estén presentes en el certamen de mayo de 2003.

   Acompañan al presidente en este viaje de trabajo el vicepresidente primero de la Diputación, Ángel Amador, y el portavoz del Partido Popular en la institución provincial, José Alberto Martín Toledano, entre otros componentes, con el que quieren dar a conocer los vinos castellano-manchegos y españoles en un mercado que se considera atractivo para el vendedor y en el que el sector del vino se encuentra en una situación competitiva, dominado en un 50% por los vinos de producción extranjera.

   Durante su estancia en Tokio, la delegación visitará la exposición que sobre productos agroalimentarios españoles han organizado cinco cámaras de comercio españolas, entre las que se encuentra la de Ciudad Real, en el hotel New Otani de la capital nipona, donde presentarán a los compradores japoneses un dossier en inglés sobre Fenavin, y los invitarán personalmente a la celebración de la próxima feria en Ciudad Real.

   También está previsto que los componentes de la delegación mantengan una comida de trabajo con el embajador de España en Japón, don Juan Leña Casas, y con el consejero comercial de la Oficina Comercial de España en Tokyo, Antonio Carrascosa Morales, este miércoles 18 de septiembre, a las doce de la mañana, hora local japonesa, y en la que le expondrán los motivos comerciales de esta visita.

CENTRO DE NEGOCIOS

   La aportación innovadora al panorama ferial que supuso en la primera edición de Fenavin el Centro de Negocios, es uno de los aspectos que la organización de la Feria está trabajando en la promoción del próximo certamen, ya que va a ser el eje motor de la Feria.

   Este Centro no sólo tiene una función de escaparate, sino un alto pragmatismo comercial de internacionalización del vino y de tender puentes con Japón, Estados Unidos y mantener los existentes con Europa.

   En la primera edición de Fenavin el Centro permitió unos 2.000 contactos comerciales, con una acogida de aceptación excelente en la mayoría de los expositores, de los que el 70% está dispuestos a repetir.

   En 2001 se presentaron al Centro 120 empresas extranjeras procedentes de Alemania, Austria, Bélgica, Estados Unidos, Inglaterra, Japón y Holanda.

   Para la próxima edición está prevista un crecimiento del 100%, con cifras cercanas a los 250 compradores internacionales: 55 alemanes, 40 ingleses, 35 belgas y holandeses, 20 checos, 25 japoneses, 30 de Miami y Nueva York y 25 centroamericanos entre otros.

MERCADO JAPONÉS COMPETITIVO

   El mercado japonés, como su sociedad, es cada vez más occidentalizado, y en él tiene éxito cualquier producto competitivo, pese a tratarse de un mercado difícil de penetrar y que requiere un periodo de maduración muy lento.

   El vino en el país nipón se encuentra en la sexta posición de las bebidas más consumidas con una cuota del 2,9% y con un consumo que se sitúa en los 3 litros en el 2001,frente a los 3,7, tras el auge que experimentó esta bebida en 1997, tras la difusión de un programa televisivo en el que destacaba sus efectos beneficiosos para la salud.

   Tras esa explosión inicial, la situación volvió a la calma y el mercado japonés sufrió una acumulación de stock durante los años 1999 y 2000, lo que no evitó la entrada de nuevos competidores extranjeros, lo que contribuyó a la caída de los precios del vino en general.

   Las consecuencias del boom de 1998 fue el aumento considerable de los lugares de bebida y venta de vino y las ocasiones para beberlo. Los vinos de mayor auge son los blancos, suaves y dulces, mientras que los tintos se sitúan en una posición estable.

   Los vinos de producción extranjera son los que dominan el sector y proceden principalmente de Francia, Italia, Alemania, Estados Unidos, Chile, España, Australia, Sudáfrica, Argentina y Nueva Zelanda. En la actualidad han aumentado las importaciones de vinos procedentes de países del Hemisferio Sur como Australia, Nueva Zelanda, Chile, Argentina, y Sudáfrica, denominados como “Vinos del Nuevo Mundo”.

ESCASA PROMOCIÓN DEL VINO ESPAÑOL

   En lo que respecta a España, nuestro vino no está pasando por una gran momento en el mercado japonés, debido en parte al dinamismo del mercado y a la falta de actividades de promoción de este producto.

   No obstante, las estadísticas arrojan un incremento de las importaciones en 2001 del 7,1% en 2001 hasta las 563.000 cajas, frente al brusco descenso experimentado en 2000 en un 16,2%, con sólo 530.000 cajas.

   A este aumento contribuyó significativamente las importaciones de nuevos vinos de precios más bajos, mientras que los de gama media, base de las importaciones españolas, se mantienen.

   Con estas perspectivas, los vinos de centro y sur de La Mancha y de Extremadura, son los que mejor se están introduciendo en el mercado, gracias a su buena relación calidad-precio, pese a que el segmento en el que se asientan es el de mayor competencia y el que presenta buenas posibilidades de negocio.

   La franja donde se concentra la mayor demanda de este vino son los 800 yenes, mientras que los vinos españoles de gran calidad o “super spanish”, mantienen interés en ese mercado a pequeña escala.

   Para exportar a Japón es necesario presentar documentación englobada en las categorías de identificación, seguro, y aclaraciones específicas del producto de que se trate.

   En el caso del vino se requiere un certificado de análisis emitido por un laboratorio español autorizado por el gobierno japonés, en los que se inspeccionará elementos como los antioxidantes y los conservantes. También se realizará el análisis sobre las plantas o derivados de plantas. Junto con él, la “Notification Form for Importation of Food” en la oficina de cuarentena de la aduana del puerto japonés, y una contraetiqueta en lengua japonés en la que se señale entre otros datos, el tipo de producto, el contenido en volumen y grado alcohólico y el mensaje de aviso “el consumo de alcohol está prohibido por ley a menores de 20 años.

Volver