Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Valdepeñas acogió el Foro FENAVIN “Nuevas tendencias de vinificación” con una gran participación en el Museo del vino

Antolón González Silvero, Carlos González Huerta, José Luis Murcia, Susana López Mendiondo, Miguel Ángel de Gregorio y José Luis Pérez

Antolón González Silvero, Carlos González Huerta, José Luis Murcia, Susana López Mendiondo, Miguel Ángel de Gregorio y José Luis Pérez

Los enólogos coinciden en que la mejor técnica es producir un vino de calidad y agradable al consumidor

07.09.2002 | 

   Los enólogos participantes en el Foro Fenavin “Nuevas tendencias de vinificación” que se celebró este viernes en el Museo del Vino de Valdepeñas, coincidieron en que la mejor técnica es producir un vino de calidad y agradable al consumidor, ya que es él quien marca las tendencias de vinificación del mercado.

   Esta fue una de las conclusiones de este tercer Foro Fenavin, iniciativa que está desarrollando la Diputación de Ciudad Real desde el pasado mes de mayo en las principales ciudades vitivinícolas de la provincia, como antesala de lo que será la II edición de la Feria Nacional del Vino en mayo de 2003, y que cada día va siendo una realidad.

   Con una gran participación de público de la localidad, el encuentro comenzó a las ocho de la tarde, moderado por el periodista y director de Efeagro, José Luís Murcia, y en el que intervinieron los enólogos José Luís Pérez, de Bodegas Mas-Martinet; Miguel Ángel de Gregorio, de Finca Allende; Susana López Mendiondo, de Bodegas Viña de Gaitanejos; Carlos González Huerta, director técnico de la bodega experimental de la Estación Enológica de Castilla y León ; y Antolín González Silvero, director técnico de Bodegas Félix Solís.

   Todos ellos coincidieron en el papel fundamental que ha jugado en los últimos veinte años la investigación y las innovaciones tecnológicas en el sector vitivinícola español para conseguir esos productos de calidad que exige el mercado.

   Carlos González señaló en su intervención, que los técnicos producen no para beber ellos, sino para que lo haga el público, y éste sólo podrá pedir si conoce lo que se está realizando.

   José Luís Pérez insistió en que era preciso definir el concepto de calidad como “una concentración con armonía y personalidad en el vino”, y que era preciso trabajar con las variedades autóctonas y del terruño de cada zona, ya que junto con la climatología y mucha voluntad por parte de los productores, son el I+D de la viticultura.

   En este aspecto, Antolín González Silvero, destacó que ante las tendencias variopintas de los consumidores, el éxito de un vino espectacular de calidad pasa por el ensamblaje de varias elaboraciones de vinos, ya que es una utopía conseguir un vino de un tirón.

   Sin embargo, manifestó que la introducción de variantes es un hándicap en zonas sujetas a los reglamentos de las Denominaciones de Origen, como Valdepeñas, donde los cambios se producen con más lentitud.

   Puso como ejemplo la zona de Vadepeñas y la introducción lenta de varietales como Macabeo, Chardonnays. Miguel Ángel de Gregorio comentó que en La Rioja, lugar de donde él procede, la evolución y la innovación eran necesarios pese a los recelos iniciales de algunos, ya que “está en juego un legado para nuestros hijos”.

   En opinión de Susana López Mendiondo la tendencia de la gente es pedir vinos tintos, de alta expresión; de gradación alcohólica fermentados en barrica, y blancos frescos y aromáticos. Con respecto a éstos, durante la rueda de prensa previa al encuentro comentó que en Castilla-La Mancha, hay que trabajarlos mucho por sus características.

MADURACIÓN DE LA UVA

   José Luís Pérez comentó que en este esfuerzo por la calidad en las distintas zonas de España, ha jugado un papel fundamental la concienciación de los productores en lo que es la maduración de la uva como elemento básico.

   Susana López Mendiondo, por su parte, insistió en el diálogo viñedo y bodega, que tiene que estar presente en todas las fases de elaboración de la personalidad del vino, en cuerpo y color. Destacó la técnica del frío como la más utilizada, y anunció que ella iba a experimentar en su trabajo ahora con nieve carbónica, con la que espera realizar una extracción mejor y más aromática.

Los participantes señalaron que las posibilidades de la tecnología en el sector son inmensas y que hay todavía mucho por experimentar.

GLOBALIZACIÓN

   Miguel Ángel de Gregorio indicó que en la época de globalización que vivimos, el vino también es un producto de este tiempo, ya que el ocultismo ha desaparecido entre los productores y casi todos ellos utilizan las mismas técnicas. Por ello, es necesario, en su opinión, hacer “vinos homologables con los que están triunfando en el mercado internacional, para conseguir éxito”. “Lo importante es vender y el productor tiene que saber lo que el mercado quiere para venderlo”,continuó explicando y en la misma línea que también había apuntado el vicepresidente primero de la Diputación, Ángel Amador, en la rueda de prensa previa al Foro.

FUTURO

   En cuanto al futuro, todos señalaron en que la competencia es muy dura a nivel internacional, y que tampoco es fácil para países vecinos como Francia e Italia.

   Manifestaron su optimismo en el futuro de zonas como Castilla-La Mancha, donde se ha realizado un esfuerzo sin precedentes históricos en nuestro país y que en palabras de Miguel de Gregorio, si sigue en este camino, en el 2010 producirá tanta uva de calidad como la producción de vino de países como Australia.

   En el coloquio que se abrió tras las intervenciones, el público lanzó ideas como el problema del descenso del consumo de vino de mesa por habitante en un millón de hectólitros en el periodo 1980-2002, problema que a juicio de los participantes es difícil de solucionar, aunque ahora hay mejores consumidores que antes.

   Susana López señaló en este punto, que hay que realizar un esfuerzo de imaginación desde la producción a la presentación, para que el vino llegue, y se vende. En este punto mencionó a los restauradores como cómplices de este trabajo de ilusión a la gente.

Volver