Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

"Cuantas más marcas haya, más necesarias serán las Guías de vino, para filtrar tanta información"

José Peñín, Martin Moran (Wine Republic), Gerhard Eichelmann y Luigi Bortolotti

10.05.2005 | 

El prestigioso escritor, periodista y autor de la "Guía Peñín de los Vinos de España", José Peñín, participó en FENAVIN en la mesa redonda "El futuro de las Guías de vinos. La importancia en el proceso de compra", que coordinó Antonio Casado, a su vez director de la Guía Peñín de los Vinos de España, y donde han participado Martin Moran MW, coautor de la guía anual Wine Republic, el aleman Gerhard Eichelmann, autor de la Guía que lleva su nombre, y Luigi Bortolotti, de la Guía Duemilavini de Roma.

José Peñín comentó la necesidad de las guías como vademécum, instrumento útil para filtrar tanta información como llega.

Peñín no califica los vinos comiendo, sino de forma neutra, según explicó, indicando que "cuántas más marcas haya más necesarias serán las guías, a modo de filtro de tanta información como llega", algo en lo que coincidió con el resto de los ponentes.

A José Peñín no le preocupa la bajada de consumo de vino en España respecto a otros países como Francia e Italia, porque cree que "ahora nos gastamos más dinero en vino que antes. No debemos hocicarnos en la historia del consumo. Ahora hay más personas bebiendo que antes. Ahora hay más vinos, y mayor calidad". Y redundó en el tema de la calidad, indicando que "hoy en día para hacer un vino malo hay que hacerlo adrede".

Luigi Bortolotti, de la Guía Duemilavini de Roma, mostró su guía, similar a una enciclopedia, a la que están afiliados 30.000 personas y que distribuye 60.000 ejemplares. El italiano comentó que en Italia "existe una buena franja de consumidores curiosos que sí les interesa la calidad, mientras que otros usan las guías para fardar con los amigos".

Para Bortolotti, una guía es "algo muy personal, una evaluación que tiene que ver con el gusto personal de una persona, un filtro honrado porque cualquier aficionado o consumidor no puede catar 15.000 marcas al año".

El aleman Gerhard Eichelmann, autor de la Guía que lleva su nombre, dijo que él hace catas ciegas sin tener en cuenta la marca ni el precio, dejando constancia de que "aunque dicen que las guías no tienen futuro, yo vendo más cada año, por lo que el futuro es alentador".

No tan alentador está el panorama de las guías en Gran Bretaña, según dijo Martín Moran, coautor de la guía anual Wine Republic, aunque él considera a los críticos como necesarios, porque "ayudamos a mejorar el mundo", y difería de Bortolotti, en que "en el Reino Unido e Irlanda no nos gustan las enciclopedias, preferimos guías más pequeña".

SE VENDE MAL EL VINO EN ESPAÑA

Momentos antes de la mesa redonda, Peñín atendió a los medios de comunicación, indicando sobre Fenavin que "un país debe organizar una feria para que acudan las bodegas de dicho país. En España se deben organizar ferias para que asistan bodegas españolas, y de este modo promocionar el vino español y no dispersarse en buscar la internacionalización cuando para eso se necesita consolidación. Las ferias tienen que ser monográficas y FENAVIN lo es, con lo cual el éxito está asegurado".

El escritor y periodista opinaba además que "se vende mal el vino español al extranjero. No hay una política coherente de precios. Hay bodegas que dependen del viñedo ajeno". Respecto al mercado interno del vino español, piensa que "no es tan florido como se cree. Las bodegas españolas son cicateras a la hora de promocionar sus vinos".

Volver