Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

FENAVIN se abre a la investigación y a la innovación

María Teresa de Cuadra

María Teresa de Cuadra

La Sala de Innovación Vitivinícola está dirigida por la investigadora y experta en nuevas tecnologías María Teresa de Cuadra. Se pondrán proyectos a disposición de los bodegueros que no encuentran solución a los problemas de su empresa.

11.04.2005 | 

La organización de FENAVIN 2005, la Feria Nacional del Vino, acontecimiento que, con carácter bienal, organiza la Diputación de Ciudad Real ha dotado este año al evento de un componente novedoso, inteligente y muy aprovechable por parte del bodeguero. Es la Sala de Innovación Vitivinícola, iniciativa con la que el certamen se abre generosamente al mundo de la investigación y de la innovación tecnológica con una doble vertiente.

Por un lado, pondrá proyectos a disposición de los bodegueros que no encuentran solución a los problemas de su empresa porque no saben dónde acudir. Y, por otro, FENAVIN sirve de marco para la difusión y actualización de cara a la opinión pública de los últimos logros conseguidos por la ciencia con el objetivo de mejorar la actividad profesional en el sector vitivinícola.

En estos términos se manifiesta la investigadora y experta en nuevas tecnologías María Teresa de Cuadra, quien dirigirá la Sala de Innovación Vitivinícola. Tiene De Cuadra un currículum muy extenso e interesante que la acredita sobradamente para desarrollar con éxito la nueva propuesta de FENAVIN, puesto que la sala será una de las principales novedades de la tercera edición de la feria, que se celebrará en el Palacio de Muestras y Exposiciones de Ciudad Real del 9 al 12 de mayo próximos.

Pero quizás uno de los datos que más ha suscitado el interés del presidente y del director de FENAVIN, Nemesio de Lara y Manuel Juliá, respectivamente, ha sido su asistencia certificada a más de 400 catas en los últimos años, todas ellas grabadas y autorizadas con fines científicos. En su haber, por tanto, figura un logro que pocas personas en España -salvo un catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid según ha podido saber FENAVIN- pueden acreditar.

La Feria Nacional del Vino ha confiado, por tanto, en una experta investigadora de prestigio. De Cuadra considera de suma importancia el hecho de que FENAVIN haya optado por el rigor científico, por la investigación y por las nuevas tecnologías porque es un campo aplicable al sector que debe ser tenido en cuenta si se pretende exprimir sus potencialidades desde todos los ámbitos. Y considera "básico" que la organización haya pensado también en este plano de actuación junto con el profesional, el comercial y el cultural. Señala, a este respecto, que FENAVIN se fortalece notablemente con la puesta en marcha de la Sala de Innovación Vitivinícola. Y así lo ha creído también la organización atendiendo a las manifestaciones del presidente del evento.

De Lara manifiesta que son campos, el de la investigación y el científico, que hay que tener también presentes para que el bodeguero considere a FENAVIN como lo que es, la Feria Monográfica del Vino Español, el referente en el ámbito nacional.

"Esta Sala de Innovación Vitivinícola puede ser una oportunidad única para que los investigadores puedan difundir sus proyectos y establecer contactos con el sector empresarial, para que lleven a cabo un intercambio de opiniones y recaben el apoyo que les permita continuar su labor de investigación", explica María Teresa de Cuadra, quien dirigirá la sala contando con compañeros profesores de la Universidad de Castilla-La Mancha que han realizado un estudio sobre las iniciativas que se están desarrollando en todo el mundo en el sector vitivinícola.

TRES ÁREAS DE CONOCIMIENTO

Los principales centros de investigación vitivinícola del mundo mostrarán el resultado de sus trabajos en tres áreas de conocimiento o sectores: vitivinicultura, enología y comercialización-posicionamiento. Para seleccionar los contenidos que se darán a conocer en la Feria Nacional del Vino se ha llevado a cabo en el sector una encuesta de opinión sobre qué aspectos o temas interesan más.

Uniendo los intereses de estos tres sectores se obtiene la gran ventaja de poner al alcance de todo el mundo -es decir, de los bodegueros que estén presentes en FENAVIN, que alcanzan la cifra de 700- información con la que generar soluciones a los problemas que han detectado en sus respectivos negocios. "Vamos a poner la innovación al alcance del empresario vitivinícola para que ellos elijan libremente en función de sus necesidades o de las carencias que hayan detectado", explica María Teresa de Cuadra.

Para ello han seleccionado centros de estudio a lo largo y ancho del planeta. En América se han centrado en Argentina y Chile, mientras que en Europa han hecho lo propio en Francia, Italia, Hungría, Austria y Alemania. También en Sudáfrica y Australia.

En lo que concierne a la comercialización y posicionamiento, la tercera de las áreas de conocimiento, la directora de la Sala de Innovación Vitivinícola explica que el bodeguero tendrá la oportunidad de saber las ferias que existen en otros países o los centros de investigación que hay.

Asimismo, se podrán marcar líneas en las que se están trabajando para que se evalúen resultados; facilitar campañas de promoción, analizar por qué se hacen y saber dónde se están impartiendo cursos relacionados con el mundo de la enología y la viticultura, entre otras cosas. En definitiva, los profesionales tendrán acceso a una información a la que no es fácil acceder.

NUEVO CONCEPTO DE INVESTIGACIÓN

La Sala de Innovación Vitivinícola presenta dos novedades principalmente. Por un lado, conocer y presentar el nuevo concepto de investigación. Y, por otro, el diseño de las áreas de investigación según los criterios de selección a demanda del usuario. De Cuadra matiza, en este sentido, que "se trabajará por y para el profesional que acuda a la feria". Y añade que se le ayudará a conocer el mercado y cómo acceder a él.

Hay que destacar que desde la Sala de Innovación Vitivinícola que se instalará en FENAVIN se cubrirá, incluso, el plano de la formación al más alto nivel. Se orientará al profesional que quiera formarse sobre los sitios a los que debe acudir y con quien contactar.

Constituye, sin duda, este nuevo servicio que ofrece la Feria Nacional del Vino una herramienta que, a buen seguro, será valorada en su justa medida por los bodegueros asistentes al evento. Máxime porque los profesionales especializados en el sector podrán encontrar en esta sala las direcciones de centros de investigación, teléfonos de contactos de todos los países del mundo y se les facilitará el contacto directo con otras empresas del sector, entre otras cosas.

Se van a presentar durante FENAVIN proyectos de investigación que, además de gozar de rigor científico, son propuestas aplicadas y realizadas a medida de las necesidades. "El sector empresarial no tiene conocimiento de todos los avances que pueden aplicar de manera inmediata para poder solucionar los problemas con los que se encuentran en la vida diaria", asegura María Teresa de Cuadra antes de señalar que la Sala de Innovación Tecnológica de Viticultura trata de aproximar al bodeguero a los temas de investigación que repercuten directamente en la empresa.

También habrá sesiones periódicas impartidas por investigadores que han colaborado en el proyecto. Darán explicaciones pormenorizadas de los proyectos y aclararán todas las dudas que surjan durante la Feria Nacional del Vino.

"EL VINO NO SÓLO TIENE CUERPO, TAMBIÉN TIENE ALMA"

María Teresa de Cuadra, investigadora y experta en nuevas tecnologías, someterá en breve su tesis doctoral a la consideración de un tribunal. En la actualidad ultima un trabajo que le ha obligado a asistir a más de 400 catas de vino en los últimos años, todas ellas autorizadas.

Se confiesa una enamorada del vino. "No sólo tiene cuerpo, también tiene alma", dice De Cuadra. Esta lingüista y traductora habla de poética y sensibilidad en torno a un producto que evoca infinidad de sensaciones llegado el momento de la cata. "Es un arte y un oficio", precisa.

Considera María Teresa de Cuadra que la utilización del lenguaje es básica para hacer una buena nota de cata, sobre todo porque a un vino se le conoce por las cosas que se dicen de él en un lenguaje lírico-poético con un alto componente de emotividad y sentimiento. "El mundo de la cata va unido a la evocación, al recuerdo y a la afectividad", añade para dejar claro, a continuación, que la terminología ha de ser seleccionada cuidadosamente y con rigor para no crear falsas expectativas entre los asistentes a la cata.

El lenguaje de la cata ha evolucionado en cuanto a referentes. Así lo remarca María Teresa de Cuadra con uno de los muchos ejemplos que hay: "ya no se puede decir que un vino huele a heno mojado porque ahora son pocas las personas que tienen localizado ese olor. En la actualidad se dice que huele a diesel".

Comenta, por otro lado, que no se puede hablar de contaminación pero es necesario tener en cuenta que las nuevas autopistas de la información a través de internet facilitan el acceso a catas que se realizan en otras partes del mundo donde se utilizan términos diferentes. Se aprecian claramente, según De Cuadra, la influencia de las culturas diversas a la hora de describir las propiedades de un vino.

Las catas, para María Teresa de Cuadra, aunque tienen un componente muy subjetivo, han de impartirse con una terminología precisa, ajustada a las características reales del vino. "Dependen mucho de la creatividad, pero dentro de un orden", asevera.

Volver