Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

La Unión Internacional de Enólogos celebrará su asamblea general en la próxima Feria Nacional del Vino FENAVIN 2005

Reunión de la Unión Internacional de Enólogos

Reunión de la Unión Internacional de Enólogos

Según se decidió en una reunión celebrada en Bento Gonçalvez (Brasil)

17.11.2004 | 

La Unión Internacional de Enólogos celebrará su asamblea general en Ciudad Real en el marco de la próxima Feria Nacional del Vino FENAVIN-2005, según se acordó en una reunión celebrada en Bento Gonçalvez (Brasil), en la que estuvo presente Vicente Sánchez Migallón, vicepresidente de la Unión Internacional de Enólogos y presidente de la Federación Española de Asociaciones de Enólogos (FEAE).

En dicha asamblea, en la que se reunirán unos 50 representantes de asociaciones de enólogos de todos los países vinícolas del mundo, se debatirán los temas más importantes del sector vitivinícola, como son la cosecha, las prácticas enológicas y las estimaciones del futuro comercial del sector del vino, entre otros puntos.

Asimismo, "se hablará del funcionamiento a nivel interno de la Unión Internacional de Enólogos; la formación del enólogo a nivel universitario y su homogenización a la altura de todos los países y la situación de la vitinicultura respecto a los órganos genéticamente modificados", explica Sánchez Migallón.

UNIÓN INTERNACIONAL DE ENÓLOGOS

La Unión Internacional de Enólogos es el organismo que agrupa a las asociaciones nacionales de profesionales de los países vitivinícolas. En total, reúne unos 20.000 enólogos que realizan su trabajo en más de 12.000 explotaciones de 15 países.

Los objetivos de esta asociación responden a la necesidad de representar en todo el mundo a las organizaciones nacionales de enólogos y contribuir al progreso de la industria vitivinícola mundial. También se ocupa de defender los intereses profesionales, luchando contra el empleo abusivo de la titulación del enólogo y, por consiguiente, contra la competencia desleal.

La U.I.E. actúa como el nexo de unión y de solidaridad entre las diversas asociaciones, tanto en lo humano como en lo profesional. En este sentido, es un factor decisivo a la hora de uniformizar los procedimientos enológicos, y los métodos de análisis, ya sean químicos, microbiológicos o sensoriales. Asimismo, establece políticas de formación y reciclaje profesional para los enólogos de los diferentes países, armonizando los planes de estudio, la duración de los cursos y la expedición de diplomas.

La Unión Internacional de Enólogos acepta como miembros a una asociación internacional por país, a condición de que esté jurídicamente constituida y que sea la más representativa de esa nación. Todos los documentos oficiales de la U.I.E., incluidos los estatutos y el reglamento interior, están traducidos a las lenguas de los países miembros.

LA FEAE, EN DEFENSA DE LOS INTERESES DE LOS ENÓLOGOS

La Federación Española de Asociaciones de Enólogos (FEAE), que nació en 1993 en Vilafranca del Penedès sustituyendo a la anterior Asociación Española de Enólogos, tiene por objeto la representación y defensa de los intereses profesionales de los enólogos, así como promover el desarrollo y progreso de la actividad vitícola y enológica de sus asociados, así como la gestión óptima de sus intereses comunes, asesorando a aquellos y representándoles en aquellas funciones y materias que le son propias.

La Federación está formada por diez Asociaciones Autonómicas de Enólogos y está integrada en la U.I.E. (Unión Internacional de Enólogos), representando la práctica totalidad de las zonas vinícolas españolas.

Además, la Federación de Enólogos persigue otros fines como desarrollar las técnicas vitivinícolas de acuerdo con los avances científicos al servicio de los intereses particulares de sus asociados, para el mejor desarrollo de su función en el cultivo de la vid, elaboración, conservación y control de todos sus derivados; así como defender los intereses específicos de los asociados, ante toda clase de autoridades y organismos públicos, tanto administrativos como jurisdiccionales, sindicales y privados, así como ante organizaciones internacionales.

Volver