Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, de acuerdo con sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies aquí.

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Ciudad Real, 09-11 de Mayo de 2017

Buscador

Buscar

SALA DE PRENSA

NOTAS DE PRENSA

Rafael del Rey: “El sector precisa cambios en las normas y la mentalidad para exportar mas”

Jornadas “El Vino: Objetivo 2010”, ultima jornada, economía

10.05.2003 | 

      La Federación Española de Asociaciones de Enólogos ha celebrado este sábado en el marco de la II Feria Nacional del vino la última sesión de las jornadas: “El vino: Objetivo 2010”, que abordó el capítulo económico. Rafael del Rey insistió aquí que “es imprescindible exportar” y que “la distribución es el reto del sector para los próximos años, así como que esto implica unos ciertos cambios en las normas y en la mentalidad del sector”.

      Estas sesiones de trabajo se programaron con el objetivo de sentar las bases y llegar a conclusiones que permitan alcanzar el liderazgo dentro del sector del vino.

      Hector Mendiola, secretario general de la Federación Española de Asociaciones de Enólogos (FEADE), ha sido el moderador de la jornada de hoy. Los ponentes han sido: Francisco Mombiela, director General de Alimentación y Cooperativas de la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente de Castilla-La Mancha; Rafael del Rey, director general de la Federación Española del Vino; Manuel Egea de la consultora de implantación de estrategias sectoriales “Redflexión Consultores”; y Juan Antonio Bilbao de Dosuve Marketing Creativo.

      La ponencia de Rafael del Rey se ha centrado en “Una estrategia posible para el sector del vino”. Según él “hay que partir de dos bases para este tema. Una es que para plantearse la estrategia debe conocerse la realidad de la que se parte, hay que hacer un análisis de actualidad. Así hay que hacer un análisis de Castilla-La Mancha que debe referirse a dos puntos: la situación de España y la situación de Castilla-La Mancha”.

      Añadió que “es imprescindible exportar” y que “la distribución es el reto del sector para los próximos años”. También dijo que “hacen falta recursos para conseguirlo y para conseguir el dinero hace falta un cierto tamaño de las empresas. Eso implica unos ciertos cambios en las normas y en la mentalidad del sector”.

      El director general de la Federación Española del Vino habló sobre la nueva ley del Vino diciendo que “está pendiente de su paso por el Senado y luego volverá al Congreso para su aprobación definitiva. Confiamos en que esté antes del verano”.

      Su opinión sobre esta Ley es que “es una ley positiva, un paso adelante, una mejora y una amplitud de posibilidades, aunque algunos puntos deben mejorarse. La ley permitirá la evolución del sector en algunos aspectos como el viñedo. Queremos ser optimistas y pensar que es un avance. Es una norma que dará juego”.

      En cuanto a FENAVIN, la considera “una feria de gran éxito con grandes esfuerzos. Las jornadas están muy bien organizadas. Se trabaja mucho y bien con los visitantes que son la parte esencial. Tendrá un buen futuro si atrae a importadores y periodistas, gente que compra, pero también hay que tener en cuenta la proliferación de otras ferias, con lo que tiene una competencia fuerte”.

      Por su parte Francisco Mombiela habló de “La ley del vino en Castilla-La Mancha, un marco jurídico para el futuro”. Comentó que “es una ley muy consensuada, ya hemos tenido reuniones en todos los sectores”. Añadió que “lo que se haga en Castilla-La Mancha tiene repercusión en todos los mercados ya que esta región produce la mitad del vino de España”.

      Asimismo señaló que “el sector de Castilla-La Mancha está evolucionando, es un sector difícil pero nosotros tenemos optimismo porque se adapta a las circunstancias. Hay que cambiar la reglamentación jurídica. El Gobierno ha propuesto una ley adaptada a la reglamentación comunitaria, es una ley que no limita las posibilidades comunitarias y los demás estados miembros se adaptarán a esta ley”. También explicó que “el Gobierno debe garantizar el control del vino que hay en las botellas. Así debe crear una entidad independiente de los productores y los consumidores, que realice ese control e informe al IVICAM de que los vinos cumplen con los requisitos de la denominación de origen”.

Volver